TELÉFONO ROJO

Lozoya, Oceanografía y Oro Negro


José Ureña

Lecturas: 245

La cruzada es, confirma el discurso oficial, la persecución de la corrupción neoliberal y en es­pecial la registrada en el sexenio de Enrique Pe­ña Nieto.

Pero en los objetivos caben muchos blancos, desde ex funcionarios priístas hasta los empre­sarios con quienes hicieron escandalosos nego­cios.

Pero entre estos destacan dos.

El primero, del cual no ha dicho mucho el go­bierno pero la investigación avanza a buen rit­mo, es lo sucedido con Oceanografía.

¿Por qué se le llevó a la quiebra?

¿Quiénes participaron?

¿Por qué se permitió –desde la residencia presidencial de Los Pinos, apuntan los elemen­tos disponibles- participar a un ex presidente?

De avanzar por ahí, creen quienes están in­mersos en el caso, la línea podría conducir hacia un ex mandatario muy odiado por el ocupante de Palacio Nacional.

No es poco lo obtenido, pero fal­ta todavía mucho material y sobre todo las pruebas incuestionables para integrar los expedientes.

Si va a ser el golpe maestro del sexenio, no puede haber errores.

 

LAS DOS FIRMAS MÁS EXITO­SAS

El segundo caso está a la mano.

Gran parte del expediente lo co­noce el Tribunal Federal de Justi­cia Administrativa (TFJA), cuyos magistrados ratificaron la inhabilitación por 10 años de Emilio Lozoya Austin.

Hay varias acusaciones y seguramente se su­marán más, como adelantó ayer el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), San­tiago Nieto.

Aquella intrascendente sanción es por dis­cordancias entre sus declaraciones patrimo­niales, cuentas bancarias y demás riquezas detectadas.

Pero por ahí viene el caso Oro Negro.

Se buscan documentar las razones de favori­tismos hacia la empresa Seamex de David Mar­tínez tanto de Lozoya como de su sucesor José Antonio González Fernández.

La principal perjudicada por Petróleos Mexi­canos (Pemex) fue Oro Negro, cuyas principales accionistas son las Afores; o sea, fondos de traba­jadores.

Oro Negro rentaba plataformas a la empre­sa productiva de Estado plataformas, pero por la crisis de 2014 a 2016 no se le pagaron miles de millones de pesos.

Recurrió al Instituto Federal de Especialis­tas de concursos Mercantiles y, ante la falta de solución, se declaró en quiebra.

 

ERRAR DE ALEMANIA A RUSIA

1.- Lo anterior pinta un panorama de tinieblas para Emilio Lozoya Austin.

Pero su suerte caía cada día.

Primero se le ubicó en Alemania y luego en Rusia, pero Vladimir Putin ya no lo quería allá y esa sería la razón por la cual viajó a España.

Fue tema de diálogos entre representantes rusos y mexicanos, presumiblemente los canci­lleres Sergeï Lavrov y Marcelo Ebrard.

Ya en España, narró la Policía Nacional de ese país, también buscó amparo y por eso se dificultó su ubicación y detención.

Y 2.- ahora el tema será saber cuánto se cumple la amenaza de de­nunciar a más altos personajes, pues “no se mandaba solo”, como dijo su abogado.

Si se cumple la advertencia del defensor Javier Coello Trejo, to­do mundo esperaría señalamien­tos hacia Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray. ¿De verdad ellos lo ins­truyeron afectar a Oro Negro y Oceanografía?.

 



Columnas anteriores

visitas