VECTOR X

UJAT, el voto decisivo


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 746

 
GUILLERMO NARVÁEZ AJUSTÓ LAS
CONDICIONES NECESARIAS PARA SU
LLEGADA A LA UJAT.
 
Todos saben que buscar la rectoría de la UJAT
sin el aval del gobernador significa un lance al
vacío. Es, digamos, un suicidio, un riesgo con
pocas posibilidades de éxito. Más allá de la autonomía universitaria, uno de los usos y costumbres más arraigados en la política estatal tiene
que ver con el derecho de voto y veto del mandatario en la designación del rector.
En el cuidado de las formas, por supuesto, en
Palacio de Gobierno siempre se argumenta la
no intromisión a la vida universitaria.
Sin embargo, no puede el poder mantenerse
al margen de la designación. No puede despachar en la rectoría alguien distanciado del gobernante o a quien éste no le tenga confianza.
Cuando Candita Gil terminó su segundo peGUILLERMO NARVÁEZ AJUSTÓ LAS
CONDICIONES NECESARIAS PARA SU
LLEGADA A LA UJAT.
UJAT, el voto
decisivo
riodo como rectora impulsó a José Manuel Piña
como su sucesor. Inclinó la balanza, pero con el
aval absoluto del entonces gobernador Andrés
Granier quien permitió la decisión a favor del
agrónomo.
Ha habido ocasiones que aspirantes a rector
han tenido condiciones favorables para despachar en ese honroso cargo, teniendo de su lado
a la Junta de Gobierno y al Consejo Universitario, pero todo se ha venido abajo por no tener el
respaldo del gobernador.
Incluso buscar la reelección en la rectoría
sin ese apoyo es suicida. Imaginemos una confrontación, desde el gobierno se patrocinarían
huelgas de estudiantes y maestros, participaciones económicas retenidas, en fin, un caos.
Inocultable es la influencia del gobernante,
a como es evidente la disciplina de las estructuras universitarias.
Guillermo Narváez ajustó las condiciones
necesarias para su llegada a la UJAT. Es profesor sin cuestionamiento y recibió el voto de su
amigo el gobernador.
Colorín, colorado.
LA MORRALLA
El lunes le cuento historias * Que Manuel Bartlett, director de la CFE, vino a Villahermosa a
sostener reuniones de trabajo con su equipo.
Hasta el cierre de esta columna se desconocía
encuentro alguno con el gobernador. Si cada
quien jala por su lado, la relación no camina entre algodones.


Columnas anteriores

visitas