LÍNEA ECONÓMICA

Insabi y la necesaria basificación


Javier Lagunas

Lecturas: 275

Si bien es cierto que parte fundamental para garantizar servicios de salud a la población (es­pecialmente a la no derechohabiente del IMSS, ISSTE o Pemex por ejemplo), es disponer de la debida infraestructura física como hospitales, clínicas y por supuesto equipos médicos de to­do tipo, también es verdad que no menos im­portante es contar con el personal operativo (médico, de enfermería y trabajo social) su­ficiente para atender la enorme demanda de servicios que enfrenta el sector. Desde luego, ello pasa por mantener y eventualmente, me­jorar las percepciones de miles de trabajadores de la salud que atienden día a día a millones de mexicanos a la largo y ancho del país; sin em­bargo, dentro de ellos se encuentran alrede­dor de 80 mil que NO gozan de una plaza sea de base o confianza, es decir, contratados por ho­norarios, eventuales u otra modalidad lo cual significa una especie de limbo jurídico. De ahí que dentro del esquema de salud del Instituto para la Salud y el Bienestar (INSABI) el Pro­grama para la Basificación de los trabajadores antes mencionados, constituye parte medular para su éxito dado que se otorgará certeza a los empleados de ese importantísimo sector y de ahí se desprendería, es lo que se busca y por su­puesto lo que los ciudadanos esperamos, servi­cio y atención de calidad a la población de parte de los primeros. Frente a esa tarea se encuen­tra el tabasqueño Víctor Lamoyi Bocanegra, funcionario con la capacidad técnico-admi­nistrativa y sensibilidad social requeridas pa­ra esa gran responsabilidad. Cabe destacar que esa basificación reducirá las contingencias la­borales, es decir demandas por despidos, re­clamo de prestaciones, primas de antigüedad, etc., que muchas veces, cuando los laudos son condenatorios llegan a representar millona­rias erogaciones de recursos públicos. Por otro lado, se trata de un acto de justicia con esos 80 mil trabajadores.

DELINCUENTES

Si los centroamericanos que pretenden tran­sitar por México violan las leyes entre ellas agredir a elementos de la Guardia Nacional, deben enfrentar las consecuencias. Si esa fuerza del orden NO debe ni tiene por qué to­lerar ataques de los propios mexicanos, menos aún de extranjeros quienes se convierten en delincuentes al ingresar de esa forma al país.  

 



Columnas anteriores

visitas