CHISME Y COTORREO

Se disparan los Homicidios


Juan Cadena

Lecturas: 553

En los primeros 23 días de este 2020, los ho­micidios dolosos se incrementaron tomados de la mano con la violencia, cabe mencionar que nadie mata de gratis a nadie, todo tiene un porqué en esta vida, los municipios que más se registraron estos casos son Centro y 3 de la Chontalpa, en Centro por ser una ciudad demasiado urbanizada, es lógico que hayan más bandalos en lo que respecta a extorsio­nes, narcomenudeo y las malvadas ratas de dos patas; en los municipios de la Chontalpa está Cunduacán, que es gobernado por doña Cirgüelona Naranjo Cobian, que por cierto le quedó demasiado grande la botarga, ya que no ha podido hacerle frente a la inseguridad, a sabiendas que en su territorio tiene un grupo delictivo asentadas sus raíces. En Cárdenas dónde el alcalde Armando Beltrán Teno­rio, ha hecho hasta lo imposible por frenar la delincuencia, manteniendo una vigilancia policíaca para frenar la violencia, como es la segunda ciudad más grande de la entidad ta­basqueña, hay un surtido rico de delincuentes que le sumba la guayaba, aquí los delitos más sobresalientes son la extorsión y el robo con violencia, por las ratas motorizadas, esto obe­dece a que por ser la puerta de entrada del su­reste, hay demasiada población flotante unos en las aguas y otros en tierra firme, incluyen­do migrantes ilegales, que se pasean como Pe­dro por su casa, en Huimanguillo por ser el más grande en territorio, es gobernado por el Lic. José del Carmen Torruco Jiménez, que es fedatario de profesión y por lo mismo es una gente muy cercana al gobernador Adán Augusto López Hernández, aquí el proble­ma de la inseguridad es la distancia y las zo­nas limitrofes con Chiapas y Veracruz, por lo que el delito que prevalecerá siempre será el homicidio doloso, lo que tiene que hacer la ciu­dadanía es poner los pies sobre la tierra y dejar de soñar con pajaritos preñados en el aire, los jovencitos apuestos y bien parecidos tendrán que meter reversa en lugar de otra cosa, para dejar de andar poniendo cachos en la frente de cualquier cristiano, no sea que en una de esas se topen con la hembra de un capo, estos no perdonan que les griten en la esquina el venao, el venao, porque hay unos bien lampareados, por su parte las bellas jovencitas se debieran de abstener de no imitar a Camelia la texana o a la Reyna del Sur. 9171145577  

 



Columnas anteriores

visitas