EL CHAPUCERO

Objetivo de Borolas: cerrar el aeropuerto


Nacho Rodríguez

Lecturas: 4886

Ayer, padres de familia de niños con cáncer se fueron a la T1 del Aeropuerto de la CDMX y bloquearon no solo la avenida principal, generando caos vehicular, sino también irrumpieron a la terminal e incluso quisieron invadir las pistas. Poco importó que el origen de la protesta, o sea la falta de medicinas con cáncer, fuera subsanada casi de inmediato y mucho antes del bloqueo; el objetivo no era ese, sino intentar secuestrar, de nuevo, el AICM. Esta protesta es muy parecida a la de la extinta Policía Federal, que también, a pesar de que su base está en Iztapalapa, se fueron al AICM para bloquear las avenidas principales e irrumpieron a la T1 buscando invadir las pistas. Ambas protestas fueron desactivadas sin represión, pero dejaron claro que el objetivo es que alguna de estas protestas manipuladas por Borolas tenga éxito y logren cerrar el AICM por completo.

Hace unos meses, protestas ciudadanas en Hong Kong tuvieron un despunte internacional cuando los manifestantes, que estaban en contra de una ley de extradición, lograron tomar por asalto el aeropuerto de aquel país y, literal, paralizar las comunicaciones aéreas. Este fue el punto de inflexión en Hong Kong, que a la postre llevó a que EU se entrometiera más en el asunto, e incluso personalidades y celebridades americanas empezaran a “apoyar” a los protestantes sin siquiera saber muy bien cual era la inconformidad inicial. En México, Borolas quiere replicar el modelo de Hong Kong, cerrando el AICM y así explotando el escándalo a nivel internacional contra AMLO, para obligar a los EU a entrometerse con nuestro país.

Así las cosas, el gobierno de la 4T debe preparar planes de contingencia para evitar que Borolas tenga éxito en su perversa intención de cerrar el AICM, manteniendo siempre abiertas vías alternas para que pasajeros lleguen al aeropuerto y poner mucho más refuerzos físicos y humanos para evitar que manifestantes irrumpan en las terminales. Si la 4T, por cuidarse demasiado de señalamientos de represión permite la “toma” del AICM, el remedio sería sin duda mucho peor que la enfermedad.   

 



Columnas anteriores

visitas