EL CHAPUCERO

El peor alcalde de México


Nacho Rodríguez

Lecturas: 4104

De manera irónica, en el estado de donde es originario es el presidente López Obrador, o sea Tabasco, se ha convertido en el peor foco de corrupción del país a través del que es considerado el peor alcalde de México según Consulta Mitofsky: Evaristo Hernández Cruz. Ello es así porque este personaje se ha empeñado en aprovechar los 3 años de su gobierno, que coinciden con el primer trienio de AMLO, para impulsar una literal privatización de los servicios municipales básicos, empezando por la enajenación del Palacio Municipal a ¡Liverpool!.

Desde que Evaristo se convirtió en alcalde de la capital de Tabasco, acordó con los dueños de Liverpool venderles el predio del Palacio Municipal a esta empresa y trasladar las oficinas a terrenos a más de 20 kilómetros de la capital donde, oh casualidad, el edil posee miles de metros cuadrados. Así, en este negocio doble, Evaristo se convertiría en socio de la ampliación de Liverpool y también arrendatario de la nueva sede del ayuntamiento, mientras miles de ciudadanos tengan que pagar una lanota de pasaje para poder realizar trámites municipales.

Peor resultó que también Evaristo, a pesar de la negativa de AMLO de privatizar servicios, está a punto de concesionar el servicio de agua potable y recolección de basura a la IP, a pesar de que el ayuntamiento tenga en nómina a miles de trabajadores especializados en ambas actividades. Estas concesiones, que serán de 25 años, hipotecarán el erario municipal de los futuros ediles, que tendrán que pagar rentas a estas empresas y además la nómina trabajadores de agua y recolección de basura que estarán ociosos o, peor, serán usados por las mismas empresas para hacer la chamba mientras cobras los onerosos contratos.

Como se puede ver, el peor alcalde del país, que irónicamente es de MORENA, se alista a una total privatización del gobierno municipal, lo cual obviamente ya está generando una serie de críticas a este partido que presume de combatir la corrupción pero, al mismo tiempo, la tolera y la justifica.   

 



Columnas anteriores

visitas