INVITADO

España: entre el anarquismo


Mouris Salloum George

Lecturas: 273

Colocado, el Estado mexicano, en el um­bral de la estabilidad política, los juniors de La familia revolucionaria empezaron a beneficiarse con becas públicas para estudiar en el extranjero. Una primera y selecta generación prefirió como destino Francia. Se les conoció como Los parisi­nos. Regresaron a México con sus perga­minos empapados de Libertad, Igualdad y Fraternidad. Sobreviven algunos. Jó­venes de otra clase social fueron por sus posgrados al exterior; optaron algunos por prestigiosas universidades británi­cas, otros por las estadunidenses.

Una segunda generación, arropada en las banderas tricolores del PRI, formó le­gión rumbo a las universidades norteame­ricanas; preferentemente de Harvard, Yale, Stanford, o algunas tejanas.

Retornados al país, estos últimos divi­dieron su búsqueda de modelos entre Ale­mania y Japón. Se afiliaron aquí al Club Alemán y otros inscribieron a sus hijos en los primeros colegios japoneses activos en la Ciudad de México, has­ta que se anclaron en la opción gringa.

Los de la alternativa católi­ca de la Revolución, a España

Los de las familias militan­tes en la alternativa católica de la Revolución reafirmaron su lealtad a la Madre Patria: España. Desde la perspectiva hispánica, uno de los más bri­llantes fundadores del Partido Acción Nacional, don Efraín González Luna, generó pensamiento anti anglosajón; obviamente, inspirado en su militancia religiosa. Los seminales principios de doctrina del PAN propusie­ron el humanismo político.

Con la implantación del Estado neoli­beral en México, a partir de los ochenta todas las vertientes partidistas domi­nantes se corrieron hacia el centro y se anidaron finalmente en los cenáculos de las derechas.

Del anarquismo hacia el regeneracio­nismo del siglo XXI

De España recobramos una figura: La del escritor José Álvarez Junco, nacido en 1942. Formado en Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad Compluten­se (preferida hasta la fecha por algunos estudiantes mexicanos para sus tesis de posgrado), un año después de la muerte del caudillo Francisco Franco, nuestro autor publicó en 1976 un estudio sobre el anarquismo español.

Hacia finales del siglo XX, viviendo los españoles la pretendida transición, Álva­rez Junco abordó el proceso del que, a su juicio, derivó en la degeneración de iz­quierdas y derechas en el panorama po­lítico intelectual. Planteó la peregrina apuesta por el regeneracionismo.

Desde principios del siglo XXI, la vida política española vivió el equilibrio catas­trófico del bipartidismo, que se encharcó en los recientes cinco años en que se cele­braron elecciones para formar gobierno. La última fue en el otoño pasado, ya irrum­pida por corrientes de ultraderecha. Segui­mos las incidencias del proceso, hasta que Pedro Sánchez logró un frágil acuerdo pa­ra su investidura. Primera llamada al frágil mandato de Pedro Sánchez

Hoy ocupamos nuestra madrugada en el seguimiento de la primera se­sión del Consejo de Ministros al través de dos canales de televi­sión peninsulares, enmarcados los reportes por varias mesas de análisis, devenidas desayuno de negros. Frágil arreglo el del Pre­sidente de gobierno: Hoy tuvo, ya investido, la primera explo­sión de crisis.

(*) Director General del Club de Periodistas de Méxi­co, A.C.

 



Columnas anteriores

visitas