SIN REMITENTE

Pendientes en Movilidad


Víctor Ulín

Lecturas: 919

Aunque la maestra Egla Cornelio Landero apagó los conflictos en la Secretaría de Movi­lidad antes de irse a Educación, a su sucesor Narciso Oropesa Andrade le dejó laudos la­borales que podrían incluso plantear su inha­bilitación en caso de que no ejecuten pagos y ante la posibilidad del amparo por la tardan­za para su cumplimiento.

El caso más inmediato que está por explo­tar y que podría poner en aprietos al nuevo secretario de Movilidad, Narciso Oropesa, es el del expediente 111/ 2008, a cuyo traba­jador demandante se le adeuda poco más de 300 mil pesos por despido injustificado que están, por ley, obligado a pagarle.

Sería penoso que sin deberla, el nuevo ti­tular de Movilidad sea requerido por la au­toridad judicial para cumplir lo que dejó pendiente la anterior funcionaria que, pu­diendo, no quiso finiquitar en tiempo y forma el pago total del laudo al trabajador, y haber dejado resuelto este caso.

En cualquier momento, en su derecho, el trabajador -que también ganó su reinsta­lación- podría recurrir al amparo para, de una vez por todas, lograr que le paguen lo restante, con el riesgo de que el juez sancio­ne injustamente al también notario Narciso Oropesa que a estas alturas seguramente ha sido informado por sus colaboradores de los laudos pendientes que requieren una urgen­te solución.

UJAT:

EL RECTOR QUE VIENE

Un día después de las declaraciones que ofre­ció en Telereportaje el maestro Guillermo Narváez Osorio, en las que adelantó su plan de austeridad y de acabar con privilegios, el proceso para la selección del nuevo Rector se enrareció con la versión de que podría re­petirse la historia que vivió hace ocho años el entonces magistrado Rodolfo Ocampos Montejo cuando aspiró legítimamente al mismo cargo.

No obstante, con la entrega de su plan de trabajo ayer, el maestro Guillermo Nar­váez sigue consolidando su candidatura pa­ra que el miércoles 22 sea electo por la Junta de Gobierno como el nuevo Rector para los próximos cuatro años y, en su visión, forjar la universidad de calidad que los nuevos tiem­pos exigen.

 



Columnas anteriores

visitas