EL CHAPUCERO

García Luna ¡puede acabar suicidado!


Nacho Rodríguez

Lecturas: 5821

Ahorita mismo en Nueva York se ha desatado el escándalo por el caso del misterioso suicidio de Jeffrey Epstein, un multimillonario procesado por abuso de menores pero que tenía como graaan amigo a Bill Clinton, el expresidente estadounidense. Poco a poco han ido surgiendo fotos de cuadros comprados por Epstein de Bill Clinton vestido de mujer y también de menores abusadas en sus viajes privados viajando con ellos. Pero el mayor escándalo es la sospecha de su muerte, a unos días que fuera a la Corte de Nueva York, donde los fiscales dicen que fue “suicidio” pero la familia que fue asesinato. Esto es relevante porque Epstein estaba esperando a declarar precisamente por estos delitos, donde podría involucrar a los Clinton, a la realeza británica y quién sabe a cuántos más. Tan honda parece ser la conspiración que “mágicamente” han desaparecido todos los videos de vigilancia para constatar si la muerte de Epstein fue suicidio o asesinato.

Lo anterior es relevante porque en el caso García Luna, también su juicio es de alto octanaje donde pretenden embarrar a personas muy poderosas, empezando por el expresidente Obama, por la esposa de Clinton, Hillary, el exprocurador de Justicia de EU, Eric Holder, Janet Napolitano, etc. Ello es así porque la razón del juicio de García Luna, más que embarrar a Calderón sería procesar a los exfuncionarios de Obama por el operativo Rápidos y Furiosos en medio de las campañas electorales de EU. Así, después de lo de Epstein, donde existe la posibilidad que hayan sido los Clinton y sus secuaces que conspiraron para detener a como diera lugar cualquier testimonio de su amigo millonario, no es remoto especular que podría suceder lo mismo con García Luna. Ciertamente los cárteles mexicanos no tienen mucha influencia en las cárceles estadounidenses, pero después del “suicidio” de Epstein, queda claro que los poderosos demócratas sí que la tienen.

Así, aunque parezca irónico, García Luna estaría más seguro en una cárcel de máxima seguridad en México que en EU, donde si de encubrir delitos de poderosos se trata, las autoridades gringas llegan hasta el límite y más allá, sin recato, pudor ni mostrando la más mínima culpabilidad.  

 



Columnas anteriores

visitas