EL CHAPUCERO

Misiles para sacar a Trump


Nacho Rodríguez

Lecturas: 2354

A pesar del obvio nerviosismo mundial por los misiles de Irán contra bases gringas y la respuesta esperada de EU, no puede ignorarse el “timing” en el que se está registrando estas tensiones militares. Y es que en medio de la llamada “III Guerra” se encuentra el momento más complejo de Trump en su presidencia: el impeachment, que está a punto de iniciar en el Senado de EU. Este impeachment, que hasta hace unas semanas parecía sería descartado fast-track por la mayoría republicana, ahora está tomando un giro más dramático precisamente por los misiles iraníes y la grave amenaza de ese país de bombardear a todos los aliados de EU en la región, empezando por Israel, Jordania y Emiratos Árabes Unidos.

La amenaza de Irán es sumamente peligrosa, porque si algo han acumulado los iraníes en estos años son miles de misiles de todo tipo, desplegados en todo su territorio y muchos de ellos de manera subterránea. Así que a pesar que EU mande ataques aéreos contra los iraníes y destruya todas sus bases, siempre Irán podrá contraatacar con misiles a las bases militares estadounidenses desplegadas por todo Medio Oriente, e incluso alcanzar Europa. En otras palabras, nunca podrán detenerlos. Esto hace temblar al llamado complejo industrial militar de EU, porque aunque destruyan por completo Irán, también le pegarán muy duro a los aliados de EU en la región, lo cual es un resultado inaceptable. A diferencia de otras guerras en Medio Oriente, meterse con Irán es generar miles de muertes de estadounidenses y sus aliados en la región, sin desdoro de que se lleven a cabo ataques terroristas directo en EU.

Así, los republicanos y los halcones seguro están reflexionando qué hacer con Trump: si seguir con su guerra loca que llevará que se diezmen sus fuerzas y por lo tanto su negocio, o mejor aprovechar el impeachment, correrlo e imponer a otro presidente que no sea tan temerario como el neoyorquino. Además, la opinión en EU es que Trump es la verdadera amenaza global más que los iraníes, y ni todo el aparato de propaganda gringa logrará cambiar esta percepción mundial.  

 



Columnas anteriores

visitas