EL CHAPUCERO

Sindicato de EU detrás de puñalada a AMLO


Nacho Rodríguez

Lecturas: 7634

Aprobado y firmado el addendum del T-MEC y ratificado dicho documento por el Senado, en EU les valió la firma de su propio representante comercial, Lighthizer y mandó a su Congreso otra legislación donde prevé que en México operen inspectores laborales que vigilen empresas mexicanas. En otras palabras, los gringos pretenden madrugar a los mexicanos, ya que ellos ratificaran el T-MEC con estos inspectores, obligando a México a aceptarlo a la mala o a desechar tooodo el tratado. Aunque los conservadores pretenden vender la idea de que ni AMLO ni Seade leyeron la “letra chiquita” del T-MEC, en realidad esta iniciativa se conoció apenas el sábado, cuando mandó la Casa Blanca la iniciativa a su Congreso. En otras palabras, nada tuvo que ver Seade, AMLO o el Senado mexicano en este madruguete. Fue, pues, una puñalada de los gringos.

Sin embargo, contrario a lo que se cree que esto fue idea de Trump en realidad el responsable es el poderoso líder sindical de EU, Richard Trumka, convertido en un Jimmy Hoffa del S.XXI, con un poder enorme en el Congreso estadounidense. Trumka fue el que obligó a los demócratas a presionar a México para implementar una nueva reforma laboral y que se destinara presupuesto a crear nuevos tribunales, y quien llevó a tiempos extras la ratificación del T-MEC. Mientras Trump exigía que ya se aprobara el T-MEC y también varios demócratas, Trumka visitó incluso a AMLO para exigirle más y más intervención en México, en especial los inspectores. Como AMLO se negó, Trumka fue a visitar a Trump a la Casa Blanca, allí acordaron el “madruguete” porque al día siguiente de esta reunión, Lighthizer y Jared Kushner estuvieron en Palacio Nacional, firmando el addendum del T-MEC que ahora quieren modificar unilateralmente. Con la puñalada dentro, Seade viajó de emergencia a Washington y seguro pedirá un “quid pro quo”, o sea que si quieren inspectores estadounidenses en México, entonces deben aceptar inspectores mexicanos en EU, algo que Trumka se negará por completo pero que desactivaría el madruguete, obligando a la redacción original del tratado.  

 



Columnas anteriores

visitas