EL CHAPUCERO

Algo apesta en la mañanera de AMLO


Nacho Rodríguez

Lecturas: 6272

La semana pasada, la SFP subió a su página web la relación de pagos de publicidad a medios de comunicación, y si bien se confirma la enorme reducción de pagos a la prensa nacional, aún así hay detalles que no pueden ignorarse, como el hecho de que fue destinado a medios no solo con minúsculo alcance, sino peor, 100% ultraconservadores. De entrada, el medio más beneficiado por la publicidad oficial fue ¡La Jornada!, con 31 millones de pesos, que después del culiacanazo, fue criticado por el propio AMLO por publicar una portada completamente inventada, donde afirmaban que Ovidio había sido disfrazado de un militar. Si La Jornada fuera cuando menos un diario de alcance nacional podría entenderse este gasto desproporcionado, pero ni eso: este diario apenas circula en la CDMX y en algunos estados como San Luis donde tienen franquicias, pero muy menor.

Otro detalle que sobresalió fue que SDP Noticias de Federico Arreola, uno de los principales voceros del peñismo y que incluso pagaba a una encuestadora para bajar a AMLO en los sondeos electorales y empatarlo con Meade, también recibió una tajada enorme del presupuesto publicitario, superando incluso a Televisa y TV Azteca. Vaya, Arreola fue sentado en la zona VIP, junto con secretarios, generales y almirantes en la celebración del primer año de gobierno, una deferencia que AMLO no tuvo con ningún otro medio, conductor, columnista o youtuber. Lo peor viene en el hecho que desde las oficinas de Comunicación Social le hayan pagado publicidad a ¡Callo de Hacha! a través de su productora, Newlink. Aunque Callo haya insultado a la esposa de AMLO y al propio presidente y sea un vocero estrella de la ultraderecha, eso no importó y Jesús Cuevas aprobó un pago por más de 300 mil pesos a este youtuber que lo corrieron de la radio por pésimo rating.

Así, con criterios absurdos y sin sentido, la 4T ha empezado a repartir la publicidad gubernamental a medios que no representan nada en alcance ni audiencia pero que sí son muy antiobradoristas. ¿De qué se trata?.  

 



Columnas anteriores

visitas