CHISME Y COTORREO

Recesión o estancamiento prolongado


Juan Cadena

Lecturas: 5552

Es cuestión de criterios la actual economía en Mexico, lo cierto es que no hay circulante en el país. Con la inversión privada en obras de infra­estructuras, será un leve empujoncito a la eco­nomía, el PIB, mejor dicho el producto interno bruto, está más bruto que la mula que tiró a la vitgen, eso que Bruto fue un gran hombre. El presidente Andrés Manuel López Obrador dio a conocer muchos proyectos a la inversión pri­vada, ojalá no se prolongue mucho, porque el pueblo está en el umbral de la esperanza. En el día internacional de la no violencia de género, se degeneró la marcha pacífica de las verdade­ras Damas, por mujerzuelas encapuchadas que protagonizaron actos vandálicos en el centro histórico de la CDMX, mujeres que dan asco, destruyendo todo lo que encontraban a su pa­so, ¡Dios mío! hasta dónde ha llegado la libertad de expresión, que ya se convirtió en un burdo li­bertinaje. Todo obedece a la indolencia de las au­toridades. En materia de penalización, si algún malparido malandro rompe un vidrio o un plato por sus web.com, lo menos que se le debe impo­ner es la reparación del daño y una severa mul­ta, para que no vuelva a hacerlo. Estas pinches viejas encapuchadas, que destrozaron un sinfín de cosas, en éstos momentos se deben de estar miando de la risa, por sus fechorías a propieda­des de la nación, pero hay que acotar que fueron mal pagadas por la nefasta oposición, como ac­tos de provocación, PAN por un día y hambre por toda la vida. En el edén tabasqueño se ter­minó la luna de miel, el choco que se había forja­do una esperanza, de una palida sombra de vida, despertó en brazos de Morfeo, sintió lo feo que es vivir de ilusiones, ahora siente morir engaña­do, por una falacia de campañas, los diputados locales argumentan que la precaria economía se debe al pago de acreedoras empresas, que de­jó el tío Arturo Núñez Jiménez, o sea que a nues­tro flamante gobernador, le toca pagar los platos rotos, diría mi abuela, ¡Ay hijo! esto de la políti­ca es un vil y verdadero desmadre. Por su parte los diputados federales, le hicieron el paso de la muerte a la indiada, que se mantenían aposta­dos en las puertas del Palacio legislativo de San Lázaro. Al que le fue como en feria, es al vividor de Aquiles Cardova Morán, que regresó a casa como un perro con la cola entre las patas, bien dice el refrán que el que obra mal se le pudre el ...? . 9171145577.

 



Columnas anteriores

visitas