LÍNEA ECONÓMICA

Lozano y Antorcha, cinismo exepcional


Javier Lagunas

Lecturas: 301

En este país el cinismo de algunos o de mu­chos alcanza niveles vergonzosos. En lo individual hay quienes obtienen “campeo­natos” de desfachatez, uno de ellos el panis­ta Javier Lozano Alarcón quien además de irrespetuoso y vulgar, ha sido multiseñala­do por supuestos nexos con el crimen orga­nizado, basta recordar el caso del ciudadano chino-mexicano Zhenli Ye Gon, acusándo­lo de extorsión cuando fungió como secre­tario del Trabajo del igualmente cínico y sinvergüenza de Felipe Calderón; luego, en el programa “Si me Dicen no Vengo” del bri­bón de Joaquín López Dóriga, el diputado Jorge López Marín, acusó a Lozano de reci­bir, en 2012, una camioneta de lujo de un lí­der “huachicolero”, al tiempo que mostraba, a nivel nacional, una fotografía del hecho para que tan pronto se enfocó la imagen, se cortase la transmisión por una “casual” in­terrupción de suministro de energía eléc­trica. Pues este mismo personaje, rabioso y furibundo, ataca a cada momento y en ca­da foro que puede, a Andrés Manuel López Obrador y sus seguidores y lo hace de mane­ra soez, irrespetuosa y en exceso agresiva; es decir, este obtuso prianista hace gala de una hipocresía y una cara dura inadmisible pro­viniendo de quien colaboró con gobiernos que saquearon al país.

CHANTAJE

Otro caso de cinismo monumental es el de Antorcha Campesina, organización que NO representa a los campesinos, sino a dirigen­tes manipuladores y un grupo político liga­do al PRI y ahora al PAN. Su “líder” Aquiles Córdova Morán, ha iniciado un activismo “terrorista” al sitiar la Cámara de Diputa­dos exigiendo, mediante vil chantaje, le de­signen recursos de manera directa como fue costumbre por décadas de parte del tricolor y luego el blanquiazul. Su inconformidad responde a que el gobierno de AMLO deci­dió entregar los apoyos directamente a los productores, es decir, en las propias manos de campesinos reales y no los que aparecen en los padrones de Antorcha Campesina.

SE ACABÓ

La época de vivir holgazaneando ya pasó y si tuvieron la suerte o privilegio de estar “ma­mando” por décadas del presupuesto na­cional y haber amasado fortunas con ello, ¡confórmense!, retírense aprovechando que no hay cacería de brujas pero dejen de estor­bar el avance del país y el trabajo del gobier­no, no revuelan su propio lodo.

 



Columnas anteriores

visitas