EL COMEJÉN…T

Informe: dentro y fuera


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 1092

Mientras adentro del Congreso, el gober­nador del estado, Adán Augusto López Hernández, se llevaba los aplausos duran­te la intervención de su primer informe de gobierno, afuera, personas que portaban mantas en contra del director del ISSET, Fernando Mayans Canabal, le aplaudían al diputado Gerald Washington Herre­ra Castellanos. Y es que a pesar de ser la Cámara de Diputados ‘la casa de todos’, no todos pudimos entrar, solo los 300 invi­tados; incluso, por llegar tarde, no dejaban pasar a uno, gato, pero invitado: Silvestre Alvarez Ramón, quien luego de varios ronroneos, casi al final, logró su objetivo.

Sin embargo, pese a ser un informe aus­tero, los que estábamos afuera pudimos es­cuchar lo que sucedía adentro, gracias a dos bocinas, mientras que los de adentro solo se enteraron de algunos hechos, ‘a la salida’, como dijo Núñez.

Cuando más le aplaudieron a Gerald, afuera, fue cuando preguntó al gobernador si antes de que termine su sexenio veremos en la cárcel a Arturo Núñez y a su odiada esposa. También cuando le cuestionó sobre algunos funcionarios que no han dado ni el ancho ni el largo, lo que provocó que los ma­nifestantes, incluso, gritaran consignas en contra de Mayans Canabal.

Cuando más le aplaudieron al gober­nador Adán Augusto, adentro, fue cuan­do, en su derecho de réplica le respondió al priísta, que Morena no ganó por un discur­so bonito, si no porque la gente se hartó de la corrupción y de los malos gobiernos. Y aun­que adentro se cuestionaba la inseguridad, afuera teníamos una seguridad tremenda, una de no poder entrar y otra de que hasta la Guardia Nacional nos custodiaba.

Así mientras adentro Gerald discutía que no hay transparencia en el Congreso y que a ellos les congelan sus iniciativas, afue­ra tampoco tuvimos la transparencia de ver lo que sucedía adentro, mientras un palete­ro con iniciativa, nos ofrecía sus congelados.

Adentro, el líder de la bancada del PRD, Agustín Silva, aprovechó para ponerse co­mo alfombra, mientras afuera, una rechifla ‘no tan Agustín’ de los reclamantes, recibió como tapete a Fernando Mayans. Así, tan­to dentro como fuera del Congreso, a tra­vés de los aplausos, se combatió el dengue, más que la propia secretaría de salud.

 



Columnas anteriores

visitas