EL CHAPUCERO

EU quiere invadir México


Nacho Rodríguez

Lecturas: 6188

De manera desafortunada y peligrosa, EU ha tomado la decisión de dar a México el mismo “trato” que le da a naciones enemigas, como Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Siria, Irán y China: lanzar la “guerra híbrida” para así desestabilizar el régimen y propiciar un regreso al autoritarismo. El culiacanazo pero más aún, la tragedia de la familia Lebrón ha puesto en marcha la enorme maquinaria propagandística estadounidense para justificar una intervención militar ante la “amenaza” de las bandas criminales a EU. Los tuits de ayer de Trump, donde le “ofrece” a AMLO su ejército para combatir el de los cárteles es el mismo discurso que usaron los EU para desestabilizar Venezuela, Siria o Irán, o para invadir Irak.

Ayer en los medios estadounidenses se habló de la tragedia de Lebrón como si fuera un “ataque terrorista” a estadounidenses pero en territorio mexicano, impulsando la idea de que el gobierno mexicano está completamente “rebasado” y por lo tanto es urgente la acción del ejército de EU.

Medios de EU empezaron a justificar acciones de terribles consecuencias para nuestro país, como una invasión armada para “detener” a los “terroristas” cárteles de la droga. Sin minimizar la dimensión de la tragedia, lo que hicieron los medios gringos, congresistas y el propio presidente fue una perversa estrategia propagandística para presionar al gobierno mexicano para reiniciar la “guerra contra las drogas” pero en una versión más peligrosa: con el Ejército de EU operando en nuestro territorio.

AMLO leyó bien la intención de los EU y, con profundo respeto, negó cualquier injerencia de los norteamericanos. Más aún, insistió que ya NO hay “guerra contra el narco” y no la habrá cuando menos en este sexenio, y que a pesar de la masacre de la familia de Lebrón, en México están “cayendo” los índices delincuenciales. Y esto es muy importante, porque si bien claro que impacta en el país una noticia de esta magnitud, en el agregado de todos los delitos, incluidos los homicidios dolosos, la estadística ya no va hacia arriba sino empezó su declinación.  

 



Columnas anteriores

visitas