TELÉFONO ROJO

Hijo del Chapo vale 14 mil millones: EU


José Ureña

Lecturas: 650

La lucha de Estados Unidos por Ovidio Guzmán López apenas empieza.

Lo quiere por cuanto significa.

Es la presa ideal para dar continuidad al golpe mediático internacional de haber enjui­ciado y condenado a cadena perpetua al capo más famoso en decenios.

Así continuaría el descabezamiento del cártel de Sinaloa, cuyo objetivo final es su emblemático e invisible jefe Ismael El Ma­yo Zambada, a través de una línea familiar di­recta.

También sería posible de esa manera tener el mapa actual de los grupos de narcotráfico, los lugares de producción de drogas, las rutas de tránsito, los centros de distribución y las alianzas internacionales.

Porque ha habido movilidad, renovación de estructuras, surgimiento de nuevos líde­res y dominio de plazas con la aprehensión de capos durante los últimos años.

Hoy es distinto a hace más de dos años, cuando fue capturado por tercera vez Joa­quín El Chapo Guzmán, a pesar de lo cual su compadre Zambada mantiene inalterable su imperio.

Pero sobre todo, y he aquí la mayor impor­tancia, sería dar con quien cuida los mayores negocios, propiedades, cuentas e intereses económicos del condenado a cadena perpe­tua.

Es decir, Ovidio Guzmán López daría luz sobre dónde y cómo están los 14 mil millo­nes de dólares con los cuales Estados Unidos quiere indemnizar a sus narco víctimas.

HEREDERO Y ADMINISTRADOR

Será una lucha larga.

Aunque los fiscales y la justicia estadouni­denses desean hacerse de las riquezas de Joa­quín El Chapo Guzmán, también las quiere el gobierno mexicano.

La instrucción presidencial de pelear esa fortuna fue girada al canciller Marcelo Ebrard, quien necesitará habilidad, fortuna y muchas cosas más.

La principal pista es Ovidio Guzmán Ló­pez pero las fuerzas de seguridad mexicana la tuvieron en Culiacán y la dejaron ir por ins­trucciones presidenciales.

Según agencias de Estados Unidos, ese jo­ven de 28 años es el principal administrador del cártel de Sinaloa y en concreto de la fortu­na de su padre, El Chapo Guzmán.

Casi albacea y heredero universal.

 



Columnas anteriores

visitas