VECTOR X

Durazo y su operativo fallido


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1102

Ineludible es referirse al músculo pre­sumido por la delincuencia organizada en los últimos días en diversas partes de México. Desde Michoacán hasta Sinaloa. Alfonso Durazo, secretario de Seguridad y Protección Ciudadana en el país, resba­ló en Culiacán con lo sucedido la semana pasada.

Justificaciones van y vienen. En conferen­cia de prensa, el funcionario explicó que “no se puede hablar de un estado fallido, por más grave que fueran las consecuencias… no se puede hablar de un sistema fallido”.

Enfocó el desastre desde su perspecti­va: “Se trató de un operativo fallido. Hu­bo una deficiente planeación, tanto en el proceso de acopio de información, como en los protocolos”. Así lo aceptó, así lo re­conoció. “Es preferible asumir la respon­sabilidad de esa falla, que ocultarla”, dijo Durazo quien apenas un par de días antes había presentado, en Palacio Nacional ante su jefe Andrés Manuel. la estrategia de se­guridad y paz. Se estrelló don Alfonso con la realidad, con la innegable fuerza de los grupos delictivos y la improvisación de los suyos.

Para los tabasqueños llamó la atención la presencia en el primer círculo del gabinete de seguridad de Audomaro Martínez, ex jefe de la policía estatal durante el gobierno de Arturo Núñez.

Audomaro fue renunciado en 2015 a su cargo en Tabasco en medio de una impresio­nante crisis de inseguridad que no se logra controlar.

Hoy, Martínez presta sus servicios al país desde una posición privilegiada en el gabinete de seguridad. Quizá con su fallido trabajo con Núñez, sus experiencias sean el prototipo de lo que no debe hacer un jefe de la policía.

LA MORRALLA

De pronto, muchos en Tabasco tienen pri­sa. Rematan vehículos a precios de regalo, reparan puentes de la noche a la mañana, pretenden aplicar madruguete para apro­bar cuentas públicas, presentan demandas por desvío de recursos. Con improvisacio­nes hacen la tarea antes del examen.

*** Hasta mañana.

 



Columnas anteriores

visitas