TELÉFONO ROJO

Preparan ooootro recorte de burócratas


José Ureña

Lecturas: 900

SE LES HA PEDIDO HACER UN NUEVO DIAGNÓSTICO PARA VER DÓNDE SE PUEDEN REDUCIR PLAZAS Y AUMENTAR LOS AHORROS.
 
 
 
Creen trabajar con el mínimo de recursos.

Humanos y económicos, porque todo cabe en el discurso de austeridad para marcar esta administración.

Así, se les ha repetido durante una decena de meses, la gente contrastará con los dispendios y la corrupción de las anteriores.

Las neoliberales, donde entran los seis sexenios previos, sean priístas o panistas porque suman más de 30 años con las mismas características.

De aquella burocracia, en especial la dorada, poco queda.

Por eso los secretarios de Estado y directores de organismos ya creían agotado los recortes y las restricciones.

Pero no.

Se les ha pedido hacer un nuevo diagnóstico para ver dónde se pueden reducir plazas y aumentar los ahorros porque hace falta dinero para programas sociales.

-Ya no podemos hacer más ahorro. Ya no tenemos de dónde recortar sin afectar burócratasnuestras actividades–me dice uno de ellos con evidente preocupación.

Pero él y muchos más deberán auditar la nómina de su institución y revisar los programas a su cargo.

CONTRATO NUEVO O DESPIDO
La limpieza administrativa ya está en marcha.

El primer paso ha sido anunciar al personal los términos en los cuales se instrumentará esta medida a fin de año.

El esquema es el siguiente: Quienes sobrevivieron a los ajustes anteriores operan regularmente con contratos temporales o para tareas temporales.

Una excusa puede ser la terminación de la relación laboral y adiós.

Pero a quienes se les han renovado los contratos porque así lo han pedido los altos funcionarios incorporados a la administración federal, tienen alternativas: La primera es aceptar nuevas reglas con menos salarios, sin prestaciones y, ojo, sin conservar la antigüedad aunque lleven lustros.

La segunda es firmar la renuncia sin derecho a nada.

O bien ser despedidos en espera de seguir un juicio laboral largo, costoso para ambas partes –el burócrata y el gobierno- y de resultado incierto.

Algunos casos han tenido difusión.

Un ejemplo es la agencia Notimex de Sanjuana Martínez, donde se convoca a los trabajadores y se les ofrece la disyuntiva: firmar contrato con un sindicato patronal, o el despido.

Otro caso es la FGR de Alejandro Gertz Manero, donde sigue la reestructuración y entre noviembre y diciembre representará muchos despidos.

Pero no son los únicos casos.


Columnas anteriores

visitas