CURUL 36

AMLO y la llamada boda maldita


Leobardo Pérez Marín

Lecturas: 1571

Quien iba a pensar que el hombre más fuerte del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, sería Santiago Nieto, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaria de Hacienda y Crédito Público, quien ha sido pieza clave para que el tabasqueño tenga hoy con un pie en el pescuezo a quienes se creían intocables, a quienes degustaron los mejores vinos, ensalada de langosta, ternera, queso de cabra, chocolates y buñuelos en la llamada “boda maldita”, donde el anfitrión porque la novia era su hija, fue el abogado Juan Collado, hoy detenido por diversos delitos y cómplice de lavado de dinero.

Ahí ese fieston estuvo Rosario Robles Berlanga, la ex titular de Sedatu y principal operadora de la llamada “Estafa Maestra” y quien hoy, esta detenido por el desvió de recursos públicos; también asistió el ex ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Manuel Medina Mora y claro, no pudo faltar el poderoso líder petrolero, Carlos Romero Deschamps, quien ha dejado el cargo y sus cuentas bancarias han sido congeladas. Poco a poco López Obrador, sin tanto show, apoyado por Santiago Nieto va cerrando el circulo de quienes integraban la Mafia en el Poder. Ha dado un golpe de autoridad, porque nadie duda que la caída de Romero Deschamps fue planeada y ejecutada desde Palacio Nacional. Ahora los mexicanos no solo quieren verlos a todos ellos tras las rejas, sino regresando todo el dinero que por sexenios han venido acumulando.

Estas acciones deberían replicarlas los gobernadores, sobre todo los de Veracruz y Tabasco, donde los que se fueron dejaron una estela de corrupción, desfalcó y deudas millonarias, no se trata de una venganza o cacería de brujas sino de la aplicación de la justicia, los Yunes y los Núñez, no pueden seguir paseando y gastando todo el dinero que se llevaron sin castigo alguno.

Aquí en Tabasco hay también una Unidad de Inteligencia Patrimonial y Económica de Tabasco a cargo de Arturo Abreu que se sabe tiene ya varios expedientes sobre el escritorio, pues que no los caliente mucho, es tiempo como Obrador de dar un manotazo de autoridad y sancionar a quienes dejaron un hueco financiero de más de cinco mil millones de pesos.  

 



Columnas anteriores

visitas