CURUL 36

La absurda promesa


Leobardo Pérez Marín

Lecturas: 693

Los legisladores locales anunciaron que an­tes del 10 de noviembre someterán ante el pleno los dictámenes de cuentas públicas an­tes del primer informe de gobierno, el cual se celebrará el 10 de noviembre, por lo que sí contamos a partir de hoy, los señores legisla­dores tienen 32 días naturales para realizar una revisión exhaustiva y fondo de las obser­vaciones documentales y físicas que el Órga­no Superior de Fiscalización (OSF) hizo a los ejercicios presupuestales del 2018 de los Tres Poderes del Estados, órganos autónomos y los 17 ayuntamientos, pero olvidaron algo los “su­per” legisladores, que tienen que celebrar co­mo mínimo dos sesiones por semana, es decir del periodo que comprende del 08 de octubre al 09 de noviembre, tienen que acudir al pleno en 10 ocasiones, es decir ya solo le quedarán 22 días, pero ¿Qué creen?, muchos no trabajan ni sábado ni domingo, entonces en este mis­mo lapso de tiempo hay seis fines de semana que incluyen 11 días, por lo que el tiempo que tendrán será de 11 días para revisar, elaborar y dictaminar.

Todo parece indicar que los integrantes de las tres comisiones inspectoras se conver­tirán en “super” legisladores, porque tienen que cumplir con esta carga de trabajo en el tiempo que ellos se auto impusieron, no se sa­be cual es el objetivo ni con que afán salieron de zalameros, asegurando que podían revisar los 5 mil 698 millones 767 mil 545 pesos que fueron observados por el órgano de fiscaliza­ción del ejercicio presupuestal del 2018, de los cuales más de 4 mil 600 pertenecen al Poder Ejecutivo.

La pregunta es, ¿Cómo le harán?, nadie sa­be, porque se la han pasado lloriqueando algu­nos legisladores que sus comisiones no tienen presupuestos para salir a los municipios y aho­ra sera peor, porque solo tendrán 11 días libres sin polvo y paja para realizar las revisiones de toda la porquería que dejaron los ex funciona­rios públicos estatales y municipales. Ahora hay que esperar que acusación inventan para decir que por culpa de la JUCOPO no cumplie­ron con su trabajo. De verdad que van de mal en peor estos representantes populares, pocos son los que están comprometidos con su tra­bajo, pero en su gran mayoría, sobre todo los de la Chontalpa andan enloquecidos porque creen que serán alcaldes. Que vergüenza.

 



Columnas anteriores

visitas