EL CHAPUCERO

AMLO arremete contra Blackrock


Nacho Rodríguez

Lecturas: 3197

La primera subasta petrolera después de aprobada la reforma energética la ganó un consorcio petrolero compuesto por Sierra Oil, Talos Energy y Premium Oil, aunque en verdad los socios que controlaban estas petroleras eran Blackrock, el fondo de inversión más grande del mundo y Carlos Salinas, a través de su cuñado Jerónimo Gerard. Casualmente, en dos años después de la subasta, Sierra Oil & Gas anunció el “descubrimiento” de un mega-yacimiento en aguas someras frente a las costas de Tabasco, el Pozo Zama 1, con reservas 1P de 10 a 14 mil millones de barriles de crudo.

Para ponerlo en contexto, de Cantarell se han extraído 13 mil millones de barriles, con lo cual este mega-yacimiento es el natural sustituto del pozo campechano. Obviamente, detrás de este “descubrimiento” no hubo nada de exploración sino la intención clara de EPN, Meade, Videgaray y Salinas para entregarle a los gringos, vía Blackrock, el petróleo mexicano descubierto por el propio Pemex en la época de Lozoya.

Pero nunca ellos calcularon que AMLO fuera a ganar la presidencia, y a partir de su triunfo, se frenaron abruptamente las subastas petroleras -que como vemos sólo servían para seguir entregando el petróleo a extranjeros-y se empezaron a revisar los contratos para encontrar filones de oro y poder repatriar zonas petrolíferas rematadas por EPN.

Obviamente, la prioridad uno fue rescatar el Zama 1 de manos de Blackrock, y todo indica Pemex ya tiene razones legales suficientes para reclamar de nuevo el mega-yacimiento. Ello es así porque al lado del bloque donde está Zama 1, Pemex tiene detectado otro yacimiento de crudo, lo cual le da autoridad a la paraestatal para obligar a Blackrock a negociar quien va a operar la explotación del crudo de toda esa región.

Así, similar a lo que sucedió con los gasoductos, Pemex pretende sentar a Blackrock en la mesa para renegociar la entrega del petróleo mexicano, y si se niegan a hacerlo e insisten en llevarse el crudo a EU, AMLO dará otro manotazo en la mesa para expropiar el Zama 1 sin que los gringos puedan hacer nada, porque en el T-MEC queda muy claro que el petróleo es de los mexicanos.  

 



Columnas anteriores

visitas