EL COMEJÉN…T

¿Cuál austeridad?


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 1234

La austeridad es vivir con sencillez y sin ningún tipo de lujo, sin embargo la mayoría de los gobernantes y sus allegados viven en la opulencia, mientras que el pueblo se de­bate entre la miseria.

No debería haber gobernante rico con pueblo pobre, diría AMLO, pero en el mun­do en casi todos los sistemas de gobierno, y sobre todo en las monarquías, así sucede.

Un claro ejemplo de lo anterior es el de un rey africano que llegó a Los Cabos, Ba­ja California, a vacacionar junto a sus 14 es­posas, (aquí aunque usted tuviera un sueldo de funcionario estatal de primer nivel, no le alcanzaría para mantener a semejante ha­rem; pa´ empezar, su primera esposa ya le hubiera puesto una garrotiza de pronóstico reservado).

Pero quien si se puede dar ese lujo y más, es el Rey de Suazilandia, Eswatini Mswati III, quien arribó a San José del Cabo a bor­do de su avión oficial, además de su serrallo, con 70 sirvientes y guardaespaldas, algo así como los viajes que dio Peña Nieto con to­da su familia y la de La Gaviota.

Y por si no sabe que significa la pala­bra ‘serrallo’, simplemente le explico que el tipo gordo cubierto con una sábana co­lorida y una corona en la choya, ‘se rayó’ con el cargo.

Mientras él es atendido ‘a cuerpo de Rey’ en Esuatini (Suazilandia), también ejerce el poder legislativo, algo muy parecido acá, con la aplastante mayoría morenista, donde una muñeca solo sirve de adorno y pa´ festejar su cumpleaños.

Tradicionalmente el Rey gobierna junto a la Reina Madre: Indovuzaki, que signifi­ca: Gran Elefanta, algo así como el gran pe­so que ejerció Martha Lilia López, sobre el Gran Pingüino Arturo Núñez, sólo que aquella, allá es bien vista como una lidere­sa espiritual y ésta, acá fue mal vista como la verdadera gobernadora.

El Rey Mswati es criticado por vivir lujo­samente en uno de los países más pobres del mundo, cuya mayoría sobrevive con menos de un dólar al día y además cuenta con la ta­sa de VIH más alta del planeta.

Allá hace falta un activista como Carlos Sánchez, y que no escaseen las medicinas como en el ISSET, instituto que además de que fue saqueado, no le pagaron las cuotas de los trabajadores de varios municipios.

 



Columnas anteriores

visitas