ANALISTA

¡México despierta! ¡Ya nos ganaron de nuevo el negocio!


MBA. Ramsés Pech

Lecturas: 251

Mientras otras naciones invierten en tecno­logía para la generación de energía infinita, en México no tenemos nada de eso.

México, hemos quedado fuera del ne­gocio de energía mundial y ahora tenemos que cobijarnos con algún país que tenga un avance tecnológico y una transición ener­gética en marcha, además de influencia en el precio del barril. Es decir, deberemos de­pender de EU y Canadá por unas décadas al dejar de hacer lo necesario y convertirse en urgente lo que hoy día requerimos. Aquí no se trata de saber qué está mal, sino de adap­tar hacia lo que requiere el país para tener energía de corto a largo plazo.

México está insertado en la geopolí­tica energética donde hoy la industria de hidrocarburos influye en el intercam­bio energético–económico, aunque para el 2050 eso se frenará para dar paso a la energía infinita.

EU ha incrementado su producción en abril del 2019 a 12.2 millones de barriles por día, unos 1.2 millones adicionales compa­rado con agosto del 2018. El 61% proviene de formaciones de baja permeabilidad me­diante la perforación de pozos horizontales y fractura hidráulica, mientras la produc­ción de gas natural estadounidense supera los 80MMpcd y se incrementa.

Mientras EU ha disminuido su importa­ción de crudo afectando a México, EU hace una mayor utilización de crudo local prove­niente de la cuenca de baja permeabilidad.

La utilización de energía alternativa ha mejorado en el mundo, y se ha incre­mentado el uso de gas natural como forma de obtener energía barata y de bajo con­taminante. México, actualmente no en­tendemos qué queremos en energía para el futuro, debido a que hoy tenemos una herramienta para realizar la planeación llamada “Reforma Energética”, y es im­portante no confundir el cómo con el qué debemos de realizar.

 



Columnas anteriores

visitas