CAMINANDO POR LA HEROICA

Jhonson: un brazo de casi 100 millas


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1202

En la época de oro del beisbol cardenense brillaron lanzadores pero pocos se atrevieron a cruzar fronteras y buscar horizontes en Liga Mexicana; uno de ellos fue Tomás Madrazo Jhonson, más conocido en el ambiente de la pelota caliente como Tomás Jhonson.

Este gigantón de la loma de los disparos nació en la Heroica Cárdenas el 1 de junio de 1950; de origen humilde y sangre cubana por parte de su madre.

Desde niño empezó a practicar el beisbol que era el deporte que más se jugaba en el municipio. En la adolescencia lucía un brazo excelente y por lo mismo ya lo invitaban a jugar en campeonatos de categoría libre en los llanos y rancherías cardenenses; sin embargo, fue hasta los 16 años que debutó como profesional en la Liga Tabasqueña.

A los 17 años, Jhonson debuta con Tigres de México, luciendo un brazo de casi 100 millas de velocidad. Jugó seis temporadas con los felinos, obteniendo un récord de 63 victorias y 16 derrotas. De ahí vino a jugar dos temporadas con los Cardenales de Tabasco, debutantes en Liga Mexicana. Luego hizo pretemporada con Piratas de Pittsburgh, pero no logró quedarse.

Tomás Jhonson, antes de salir a probar fortuna fuera del estado, jugó en la década de los 60’s con los Cañeros de Cárdenas. Ahí alternó con peloteros de la talla de Exaltación Ramos, Román Ortiz, Juan Bonfil, Félix Pulido, Antonio La Lora Rosique, Pedro Ríos y tantos más.

Después de su andar por Liga Mexicana Triple A, Tomás jugó en ligas regionales de Veracruz, de Yucatán y de Campeche. En Calkiní, Campeche se estableció a vivir desde hace más de 30 años; ahí tiene su hogar y después de sus labores de trabajo como guardia de seguridad, enseña beisbol a niños de ese municipio.

Pero el ex lanzador cardenense con más triunfos en Liga Mexicana, no olvida del todo su terruño; de vez en cuando llega a la Heroica a visitar a sus familiares vivos y a los que descansan en el panteón.  

 



Columnas anteriores

visitas