INVITADO

¿De veras Ebrard cortó oreja y rabo?


Mouris Salloum George

Lecturas: 180

Se informa que el canciller mexicano Mar­celo Ebrard estuvo ayer en la Casa Blanca y dialogó con Donald Trump. Cosa rara, no se tomaron la fotografía de rigor.

En conferencia de prensa en la Embajada mexicana en Washington, Ebrard aseguró que trató el asunto de contención del tráfi­co ilegal de armas a México. El boletín de la vicepresidencia estadunidense no le da una sola línea al asunto.

Se dijo que con el Departamento de Se­guridad Interna se revisaron los protocolos de protección a migrantes. Una versión pe­riodística dice que esos protocolos son co­nocidos coloquialmente como Quédate en México.

En la percepción de don Marcelo, el presidente Trump, está más que agradecido con México.

Esa gratitud se debería a la eficacia de la estrategia mural mexicana de levantar en su frontera sur un dique contra la migración centroamericana, según cuentas que el can­ciller llevó a Washington.

De lo que sí hay fotografías, es del en­cuentro de Ebrard con el yerno del inqui­lino de la Casa Blanca, Jared Kushner y el jefe del Departamento de Estado, Mike Pompeo.

Como sea, nuestro canciller proclamó que el riesgo de una confrontación entre México y los Estados Unidos, está cada vez más lejos. De expectativas está empedrado el camino al infierno Algo es algo como ex­pectativa. Pero si a expectativas vamos, un optimista secretario de Hacienda, Arturo Herrera, las había adelantado un día antes.

Dijo el responsable de las finanzas públi­cas que, como consecuencia del conflicto co­mercial de los Estados Unidos contra China, habrá una reconfiguración de las cadenas in­ternacionales de valor.De darse ese proceso, uno de los resultados de esa reconstitución sería México, por ser el país vecino de los Es­tados Unidos… siempre y cuando, acotó, el nuevo tratado de libre comercio se aprobado.

Estamos a horas de El Grito de Indepen­dencia. Con los cohetes y el pozole, los mexi­canos merecen unas amables palabras de esperanza: Ebrard y Herrera se las brin­dan. ¡Viva México! *Director General del Club de Periodistas de México, A.C.

 



Columnas anteriores

visitas