LÍNEA ECONÓMICA

AMLO y la Guardia Nacional


Javier Lagunas

Lecturas: 169

A pesar de tratarse de un fenómeno que responde a las erradas políticas públicas y en varios casos, se dice, a la complicidad de los tres últimos gobiernos federales (Fox, Calderón y Peña), con ciertas bandas del crimen organizado, enfrentar la enorme inseguridad es obligación de la administración de Andres Manuel López Obrador y así lo asume el propio presidente. Pero hay sectores de la sociedad, la política y medios de comunicación junto a sus “analistas” que abordan el tema con tanta incongruencia como es posible: Cuando AMLO habla de “abrazos y no balazos”, le reprochan que a los criminales NO puede contenérseles con buenas intenciones, atacan su idea de evitar combatir la violencia con violencia, que a los delincuentes hay que enfrentarlos con la fuerza del Estado, eso exigen al mandatario; pero cuando decide crear la Guardia Nacional para enfrentarla a las bandas delincuenciales, esos mismos que exigen rigor para violadores, asesinos y “huachicoleros”, se desgarran las vestiduras acusando al presidente de querer imponer a fuerzas militares en tareas de seguridad que corresponde a la policía, se escandalizan porque aun desde el anuncio de su creación, ya aseguraban se violarían los derechos humanos, que era una medida equivocada. Esto es, por un lado piden severidad en el trato y enfrentamiento a los delincuentes mientras por otro, cuando se crea la Guardia Nacional, que tendría y actuaría con la dureza exigida, surge una campaña mediática encabezada por los jilgueros del régimen expulsado por 30 millones de mexicanos el año pasado, para denostar la medida. Algo similar ocurrió al inicio de su gobierno cuando, en un acto de total estulticia de muchos de esos jilgueros se pretendió, culpar al gobierno del accidente de Tlahuelilpan, Hidalgo, donde murieron 93 personas al estar ROBANDO combustible argumentando que no debió entrar frontalmente al combate de ese delito.



Columnas anteriores

visitas