EL CHAPUCERO

Policía cibernética protege a bots


Nacho Rodríguez

Lecturas: 2385

Ante las denuncias de acoso en redes de una diputada "independiente" -pero con obvia influencia deRicardo Anaya- por ser organizadora de la marcha feminista que derivó en una atroz violencia, Sheinbaum anunció que la "Policía Cibernética" lo investigaría. Lo irónico del asunto es que sin desdoro del acoso cibernético que está sufriendo por un hecho muy específco esta diputadaLucía Rojas,es bastante obvio que son los panistas, en especial los calderonistas, los que pagan una millonada en bots y troles para acosar de manera permanente a los simpatizantes deAMLO. Incluso, debemos recordar que la propiaBeatriz Gutiérrez Müllerlo señaló en su momento, y ante la inacción de las plataformas para controlar a los bots, cerró su cuenta. (Sheinbaum,por cierto, nunca activó la Policía Cibernética para detener el acoso de su amiga. Tal vezGutiérrez Müllerhubiera dañado monumentos para ver si así la pelaba la Jefa de Gobierno).

Igualmente, varios youtubers pro AMLO comoVicente Serrano, Iber Alejandro o Quesadilla de Verdades, han denunciado amenazas de muerte. Pero, oh ironías de la vida, ninguno de ellos ha recibido apoyo de la Policía Cibernética con tanta velocidad como lo hizo Sheinbaum conLucía Rojas,o como anteriormente la Fiscalía lo hizo con Jorge Berry.Así, de manera insólita, sucede que las herramientas institucionales para defender del cyberbullying están disponibles para ¡quienes las promueven!, o sea la derecha rancia del PAN, los bots del calderonismo y los movimientos radicales antiAMLO que utilizan la violencia como principal bandera. En cambio, para ciudadanos pacífcos y que expresan sus opiniones a favor de AMLO, son completamente ignorados. Son un cero a la izquierda.

Es el mismo caso, exactamente, que sucede en la mañanera, donde la prensa ffí controla hasta la entrada de reporteros de medios que no sean los suyos, y se cansan de difamarlos sin que nadie, salvo el propio Presidente cuando puede, los defende. Este es uno de los nefastos vicios que, desafortunadamente, no se ha podido erradicar en la 4T.



Columnas anteriores

visitas