LÍNEA ECONÓMICA

ANJ y compañía:la huida


Javier Lagunas

Lecturas: 801

Si en un acto de valentía, entereza política y moral, pero sobre todo, con la conciencia limpia de no haber incurrido en la corrupción administrativa ni el saqueo perpetrado contra las arcas estatales, el ex gobernador Arturo Núñez Jiménez hubiese acudido hace ocho meses a la toma de protesta de Adán Augusto López Hernández, se le hubiese reconocido el gesto, pues estaría enviando una clara señal de “el que nada debe, nada teme”; pero todo indica, ahora más que nunca, que debe mucho y teme aún más.

Quizá él no participó de manera directa en el desaseo con que se manejaron las finanzas de su administración; sin embargo, la omisión en su carácter de jefe del Poder Ejecutivo, al presuntamente permitir que sus funcionarios, cónyugue y demás familia política lucraran con el presupuesto, constituye o puede hacerlo, UN DELITO que debe perseguirse si la intención es combatir la impunidad.

El ex mandatario salió huyendo, actuó del mismo modo que su antecesor Andrés Granier a quien por cierto dijo, esperaba ver en la cárcel; hoy, buena parte de la población, especialmente la burocracia y proveedores, quisieran verlo en el mismo sitio junto a varios de sus colaboradores y otros más.

Se dice en las calles, lo señalan muchos empresarios y los sectores productivos en general: Núñez e incluso, de darle crédito a múltiples testimonios, su esposa la ex presidenta del Consejo Consultivo del DIF, no sólo generaron la peor crisis económica y social en la historia reciente de Tabasco, y no fue por una catástrofe natural o una crisis mundial generalizada, fue por corrupte-las, caprichos, ineptitudes y protagonismos vulgares de su cercano círculo político y familiar; fue una crisis no sólo generada sino criminal y dolosamente desatendida para beneficio de un grupo que, “hambreados y corrientes”, vieron en el gobierno de ANJ la oportunidad para servirse de lo ajeno.BMV, SEÑALESA pesar de los ataques al gobierno de AMLO, la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) ha cerrado constantemente con ganancias.

No vemos entonces, el apocalíptico escenario económico vaticinado por los detractores de AMLO desde algunas televisoras y diarios, el PRI y el PAN, así como por una cauda de resentidos empresarios que no dan crédito a que las cosas no van lo mal que ellos desearían.



Columnas anteriores

visitas