EL COMEJÉN…T

¡Un Gobernador adelantado!


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 1055

La presente columna no trata de acicalar la barba del actual gobernante choco, es más, no tiene; tampoco la de los mandatarios de los estados circunvecinos, ni siquiera la de los dos o tres ex gobernantes que el pueblo de Tabasco recuerda con cariño, porque a los demás, los han inmortalizado, pero por sus progenitoras, entre ellos, al recién salido.

Su nombre es Bartolomé, pero no Reynés, ya que el doctor, quien fue secretario de salud, nunca aspiró a gobernar su estado, como si lo hizo su hermano Nicolás, mejor conocido como 'el Chipilín'.

Y aunque en su ciudad natal lo llamaban Bartolomeo, tampoco nos referimos al reconocido y travieso personaje Bartolomeo Simpson, más popularizado como Bart Simpson.

Se trata de Bartolomé Colón, hermano de Cristóbal, quien un día como hoy, pero de 1498, fundó la ciudad de Santo Domingo en la isla La Española, hoy República Dominicana.

Bartolomé, al igual que Cristóbal, fue navegante y cartógrafo, por eso éste le pidió que fuera su colaborador en los viajes a las Indias, lo que es muy común hoy en día entre alcaldes chocos, que les piden a sus hermanos que los apoyen en ciertas tareas, aunque otros más terminan involucrando a toda la familia, incluyendo a primos y hasta sobrinos.

Pero regresando, no el dinero que se llevan los familiares de los alcaldes, sino con esta historia de Bartolomé, la Corona Española puso a su disposición una pequeña flota para que viajara a la mencionada isla, a la cual llegó el 24 de junio de 1494.

Ahí permaneció un sexenio y seis meses más como gobernador general con el título de 'adelantado', durante la ausencia de su hermano Cristóbal, que en junio de 1496 retornaba a España luego de su segundo viaje.

Y no es que Bartolomé fuera un gobernador 'adelantado', como andan ya muchos en campaña, ni muchos menos adelantado a su tiempo, como otros recordamos a Carlos A. Madrazo Becerra o a Tomás Garrido Canabal, más bien era una especie de encargado de despacho o de cuidador del changarro en ausencia del mero patrón, algo así como lo que hacía Arturo Núñez cuando Martha Lilia se iba de compras al extranjero..



Columnas anteriores

visitas