INVITADO

¿No le gustaría vivir en Suiza?


Mouris Salloum George

Lecturas: 359

LUXEMBURGO, SUIZA Y NORUEGA OCUPAN LOS PRIMEROS LUGARES EN EL PIB.
 
Mal que bien, Ernesto Zedillo Ponce de León le dejó a Vicente Fox finanzas públicas relativamente manejables. El que prometió bienestar para tu familia dejó a México en la posición 49 mundial en el indicador de producto per cápita.
 
Cabalgaron por el territorio nacional tres nuevos Atilas neoliberales y la posición de México cayó, al corte de 2018, 25 lugares hasta el sitio 74.
 
El PIB per cápita mide el nivel de bienestar individual. En este renglón, Luxemburgo, Suiza y Noruega ocupan los primeros tres lugares.
 
El dueño del Grupo México y uno de sus barreteros
 
Con cifras del impresentable Fondo Monetario Internacional (FMI) el PIB de México se colocó en 2018 en un billón 216 mil millones de dólares. Aunque desde mediados del 2018 ya se hablaba de que la población del país estaba por encima de los 126 millones (sin contar la población flotante), los estadígrafos la anclaron para el año pasado en 125.5 millones.
 
Ambas cifras dan el promedio del reparto por cabeza de la riqueza nacional, que se sigue generando, aunque la distribución sigue siendo excluyente.
 
El resultado de ese promedio, en números absolutos, sería de 9 mil 715 dólares para 2018.
 
Con ese arte de birlibirloque, Germán Larrea Mota-Velasco, presidente del Grupo México, tiene un ingreso anual similar al de uno de sus barreteros empleado en sus minas homicidas.
 
Los ricotes mexicanos (uno más) acumulan 132 mm dólares.
 
México se derrumba en la tabla mundial del producto per cápita, pero en 2018 Forbes incorporó a un mexicano más entre los más ricos del mundo: Fernando Chico Pardo, presidente del Consejo de Administración del Grupo Aeroportuario del Sureste.
 
Y así, ya son 17 multirricotes, encabezados todavía por Carlos Slim Helú. Amasan en conjunto un capital de 132 mil millones de dólares (aplicación para convertirlos en pesos).
 
Para ilustrar nuestro optimismo, ayer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía dio a conocer su reporte periódico sobre la desigualdad en la distribución del ingreso, que se mantuvo inalterable en el pasado sexenio. 
 
Por hoy, no haremos desagregados: Los que están en la punta de la pirámide socioeconómica tuvieron ingresos el año pasado 18.3 veces más que la décima parte que está en la base de esa pirámide. No es otra la razón por la que, desde 2006, los hombres de negocios se entrometieron en la sucesión presidencial para convocar a votar contra cualquier proyecto de cambio del modelo económico.
 
Caemos desde 2000 en el reparto de la renta nacional. Trepamos en la escala de la corrupción. Obvio.
 


Columnas anteriores

visitas