SIN REMITENTE

Ex funcionarios “fantasmas”


Víctor Ulín

Lecturas: 1490

Exento el ex gobernador Arturo Núñez Jiménez de pasarse un buen rato en el penal tabasqueño por razones hartos conocidas, el Órgano Superior de Fiscalización (OSF) abrió una nueva línea para detectar irregularidades en la facturación de empresas que le trabajaron a dependencias el pasado sexenio y por consiguiente llamar a cuenta a más de uno de los ex funcionarios.

Hasta ahora, según declaraciones del titular del OSFE, Alejandro Alvarez González, son tres empresas fantasmas las que facturaron montos todavía no revelados ni mucho menos conocidos los nombres de quienes aparecen como sus propietarios o, mejor aún, los ex funcionarios nuñistas que solaparon pagos irregulares.

Los tabasqueños tienen el derecho de saber quiénes son los ex funcionarios que permitieron la facturación de empresas fantasmas en un claro daño al erario y cometiendo un delito que no puede ni debe quedar impune, mucho menos hoy que el presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador Adán Augusto López Hernández han lanzado una cruzada contra la corrupción e impunidad.

El dirigente de Morena, César Burelo, adelantó ya, y eso es una noticia esperanzadora, que la cuenta pública del 2018 del gobierno de Arturo Núñez será revisada y votada de manera diferente a la que avalaron sus diputados en el 2017. En lo inmediato, el OSFE tendrá que documentar fehacientemente las pruebas para que los ex funcionarios del gobierno de Núñez que se prestaron a la farsa de facturaciones reciban su castigo.

Se acabó el negocio

Muchos como usted y como yo en ocasiones tuvimos que aplazar trámites porque el gobierno de Arturo Núñez empezó a exigir actas de nacimientos nuevecitas pese a que contábamos con una en buenas condiciones de años recientes.

El fondo del asunto lo reveló precisamente el secretario de gobierno, Marco Rosendo Medina Filigrana, al inaugurar la nueva sede del registro civil en la colonia López Mateos: con el cuento de un acta nueva el gobierno nuñista buscaba obtener más ingresos sin fines claros.

Para quienes hicieron del trámite de actas su modus vivendi, simplemente el negocio acabó y los tabasqueños, por supuesto, lo agradecen.



Columnas anteriores

visitas