SIN REMITENTE

Desacreditados para combatir corrupción


Víctor Ulín

Lecturas: 1376

No hay un solo miembro del Sistema Estatal Anticorrupción que encabeza Elidé Moreno Caliz que se salve del descrédito para combatir la corrupción en la administración pública por una sencilla razón: son, todos, representantes y defensores a ultranza del ex gobernador Arturo Núñez Jiménez, ahora dando cátedra en alguna universidad española, según sus amigos.

La explicación de sus limitaciones y compromisos morales radica en que la mayoría de quienes integran el Sistema Estatal Anticorrupción fueron elegidos por el entonces gobernador Arturo Núñez Jiménez con la aprobación mayoritaria de los diputados del PRD, y los nuevos miembros fueron funcionarios bien pagados en su gobierno.

Es lógico – y razonable- que sobre cada uno pese el descrédito e incredulidad ciudadana de que puedan combatir realmente la corrupción cuando callaron o fueron cómplices de las irregularidades en el gobierno nuñista.

El Sistema Estatal Corrupción, como la Comisión Estatal de Derechos Humanos o el Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública, está condenado a convertirse en un elefante blanco o, peor aún, en una tapadera más de los excesos de servidores públicos, como lo hicieron en el gobierno del hoy perredista en el exilio.

No hay razones para darles ni el voto de confianza que se les suele conceder a quienes asumen por primera vez una responsabilidad pública presuntamente, como ahora, ciudadana, pero a costa del erario.

EMPRESA SERIA Y PROFESIONAL

Tabasco Hoy, que forma parte de Grupo Cantón, es una empresa. Y para una empresa periodística seria y profesional como lo es Tabasco Hoy, no es ningún delito recibir publicidad del gobierno federal, estatal o municipal. Hay que recordar que para los gobiernos en sus tres niveles, es una obligación mantener informada a la población.

No por nada, Tabasco Hoy es y seguirá siendo el periódico más importante en el Sureste del país. Y ese es un liderazgo que se ha ganado a pulso haciendo periodismo. Ni más, ni menos.



Columnas anteriores

visitas