LÍNEA ECONÓMICA

La perforación, mentiras y verdades


Javier Lagunas

Lecturas: 653

Segunda Parte

​​​​​​​En la primera parte de esta entrega concluimos que, efectivamente, como AMLO lo ha señalado, perforar un pozo petrolero NO "tiene ciencia", es decir, si a principios del siglo pasado ya se perforaba, en muchos casos exitosamente, en la actualidad resulta, desde luego, mucho menos difícil. Gran parte de los avances técnicos de las últimas tres décadas pueden aplicarse, de hecho se aplican, a esta actividad, no porque sea cosa de "genios" extraer petróleo, sino para hacerlo más fácil y seguro. Lo curioso es que muchos de los detractores del tabasqueño insisten en asegurar que en México no existen recursos, mano de obra ni la tecnología necesaria, tanto para perforar en aguas profundas como para incrementar la producción de hidrocarburos.

Pero se equivocan, sus argumentos NO resisten el análisis; primeramente, porque es falso que no se cuente con los recursos suficientes, de hecho Pemex ha reducido su deuda y no ha recurrido a empréstitos, además, ha incrementado su producción.

Luego, la tecnología sí existe, se cuenta con ella y con un IMP que podría mejorarla o desarrollarla, en el peor de los casos (aguas profundas) puede rentarse o comprarse llegado, de cualquier modo por lo pronto, existe hidrocarburo suficiente en aguas someras y en campos terrestres ¿La mano de obra capacitada?, por supuesto la hay, es una tontería atreverse a decir que no, pues 75 años de experiencia en el área con obreros, técnicos e ingenieros mexicanos demuestran que mano de obra capaz y de sobra la tenemos.

En resumen, perforar pozos petroleros es, en principio, sencillo, desde luego se requiere técnica y equipo pero esto existe, Pemex lo tiene o lo tuvo si no es que se lo acabaron de robar muchos de sus funcionarios. Así entonces, es MENTIRA que México no cuente con las capacidades humanas, tecnológicas y financieras para explotar aguas profundas o incrementar su producción general y es VERDAD que en el pasado reciente no lo hizo por los compromisos de Fox, Calderón y Peña para entregar el sector a privados y quizá, hasta para beneficiarse como socios de éstos. Pemex fue saboteado por ellos desde la Presidencia.



Columnas anteriores

visitas