Altavoz

Se asoma la tristeza


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1663

A 7 MESES DE QUE INICIARA EL GOBIERNO DE AMLO, EL PAISANO SIGUE LIMPIANDO LA ESCALERA Y LA CASA.
 
A pesar de que las últimas noticias no son nada agradables: violencia, crisis económica, carestía en la canasta básica, salarios para medio sobrevivir, el precio de las gasolinas, gas, teléfono, luz, están por los aires, los abusivos impuestos al trabajo y al salario a la orden del día, muchos negocios siguen bajando la cortina, despidos por doquier, hospitales sin medicinas y con atención de cuarta y la inseguridad que asfixia, los mexicanos y tabasqueños no perdemos la fe en el futuro. Ese es nuestro único sostén.
 
Se ve una luz al final del túnel. Pero ojalá y ya se refleje en el arranque por fin de la obra pública que no termina de detonarse en todo el país. 
 
Tabasco sigue a la espera “como agua de mayo” del arranque formal de los trabajos de construcción de la Refinería de Dos Bocas, a pesar del bombardeo cruel e inhumano que vemos a diario en las redes sociales. También que inicie la construcción del Tren Maya, que unirá a los estados del sureste del país con esta moderna locomotora turística.
 
A siete meses de que iniciara el gobierno de Andrés Manuel López obrador, el paisano sigue limpiando la escalera, la casa y las recámaras. Ahí la lleva, pero queremos ya un “pez gordo” o dos “peces gordos” tras las rejas, y que les decomisen las fortunas multimillonarias malhabidas que tanto han lastimado al pueblo de México.
 
Urge, porque ya se asoma por ahí el rostro de la tristeza. ¡Urge!
 
VILLAHERMOSA Y SUS 455 
 
A pesar de sus baches, su falta de agua potable, sus drenajes de quinta, su horrendo centro histórico, su plancha de concreto en Plaza de Armas y las cirugías, remendadas, parchadas y vulcanizadas que trienio tras trienios le han dado a nuestra querida Villahermosa, hoy llegó a sus 455 primaveras.
 
Ojalá le den a nuestra capital el lugar que le corresponde en el concierto regional y nacional, y la hagan brillar a cómo se debe, en lo alto y ser la capital energética del mundo con la infraestructura urbana moderna que le corresponde, porque es una vergüenza que las rancherías y algunas cabeceras municipales estén mejor que nuestra querida ciudad.
 
Ya el gobernador Adán Augusto López empezó con los malecones, donde anunció una inversión de mil 500 millones en los próximos tres años, para ponerlos al día. ¡Villahermosa bien merece una misa!


Columnas anteriores

visitas