CASCARA AMARGA

¡Adelante Fernando!


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 1650

Fernando Mayans Canabal es un Doctor con buena historia. Lo conocí cuando yo era el encargado por parte del PRD, de auxiliar a los compañeros que venían de los pueblos, en temas relacionados con hospitales, Comisión Federal de Electricidad y Tránsito del Estado (aquí fue donde conocí a mi amigo el Mayor Medina, siempre gentil y cordial con los perredistas de aquella época).

Eran mis responsabilidades para con esas áreas apoyar a los militantes de escasos recursos, que lo eran casi todos. Así fue como llegué un día al hospital Juan Graham Casassús, y desde que lo saludé por primera vez siempre fue atento y listo para servir, con auténtica vocación. Debo decir, porque soy partidario de la verdad, que Fernando siempre nos ayudó, siempre nos atendió, siempre nos auxilió con franca simpatía por la lucha que en aquel tiempo librábamos, y nos atendió sin miedo al Gobierno que nos difamaba y combatía.

Nosotros tampoco teníamos miedo, pues nuestro líder Andrés Manuel siempre fue recio y constituido, fuerte y sin temores. Desde muchacho Fernando ha sido activo, sensible, con vocación social. La medicina para él es un verdadero apostolado.  Luego, ya sabemos, ha ocupado diversos cargos en la política y en la administración pública, siempre con decoro. Sin faramallas ni simulaciones. De frente. De verdad es hombre noble y puedo afirmarlo.

Y ahora que tiene la responsabilidad de conducir los destinos del Instituto de Seguridad del Estado, está cumpliendo con su estilo franco y sin tatarateos. Sin transar con la corrupción que en algunas áreas del instituto se enquistó durante los años del priato tramposo y mañoso. Seguro saldrá adelante este doctor del pueblo de Tabasco, porque tiene principios e ideales. Porque tiene carácter y experiencia. Porque tiene emoción social probada. ¡Adelante Fernando!.

¡Tú sí sabes! ¡Tú sí puedes! ¡Tú sí quieres!



Columnas anteriores

visitas