LÍNEA ECONÓMICA

ANJ, el sexenio más ominoso


Javier Lagunas

Lecturas: 635

Con el arribo de Arturo Núñez Jiménez, el PRD obtuvo un triunfo histórico en Tabasco al sacar al PRI del gobierno después de 80 años. Se pensaba era un político inteligente, culto y con una carrera de alto nivel y por ello garantizaba – eso se creía – un buen gobierno. La decepción fue enorme.

Es cierto, aún cuando recibió una entidad al borde de la quiebra, su gobierno enfrentó la situación exitosamente; pero tal éxito se debió únicamente al entonces titular de la Secretaría de Planeación y Finanzas, Víctor Lamoyi Bocanegra quien cumplió en tiempo y forma con el pago de la nómina burocrática y proveedores.

Se conoce sólo la versión "oficial" sobre por qué renunció tan eficiente funcionario, rumores hay varios pero el más aceptado o avalado por el círculo más cercano al ex gobernador apunta al desorden de la Secretaría de Administración entonces comandada por el fallecido Amet Ramos Troconis, quien se daba gusto con las compras sin tomar en cuenta la suficiencia presupuestal ni el orden y control que debía observarse en el proceso.

Lo cierto es que a raíz de su salida, las finanzas y el manejo presupuestal del estado fue sucio, desordenado y arbitrario, a la "caja" metieron mano quienes ningún cargo tuvieron en el gobierno y varios más, aprovechando algún lazo familiar o de cercanía con el Ejecutivo, fueron espléndidamente obsequiados con grandes pedidos cuyas facturas eran pagadas puntualmente, en numerosas ocasiones incluso, sin entregar los bienes y servicios contratados.

Ese fue el legado nefasto y vergonzoso de quien prometió un "cambio verdadero" pero ocurrió todo lo contrario: entregó un gobierno en ruinas, inseguro, corrupto y plagado de notorias injerencias extra legales como se le atribuyen a quien fungiese de presidenta del Consejo Consultivo del DIF-Tabasco. Aquí nunca hacemos juicios de los cónyuges de los gobernantes, pues por más incapaces o corruptos que éstos puedan ser, la familia NO es responsable y deben ser respetados irrestrictamente; pero en este caso, el juicio se hace a partir de los recursos manejados en su calidad de funcionaria de ese organismo de asistencia social, de múltiples testimonios y de la propia realidad. Ese sexenio fue una vergüenza, el PRD en el estado perdió todo por un par de personajes.



Columnas anteriores

visitas