CÚPULA DE CÚPULAS

El bombardeo a la refinería


Víctor Ortiz

INTERESES BUSCAN DEBILITAR AL PROYECTO, QUE ESTÁ MÁS FIRME QUE NUNCA. INCLUSO LLEVARLO FUERA DE TABASCO.
 
Aunque ya están los recursos para la primera etapa, ya arrancó la obra y hay una urgencia real del país para producir sus propias gasolinas, no cabe duda que sigue la presión y fuerte, en contra de la Refinería de Dos Bocas.
 
Es un bombardeo nacional de todo tipo. Se trata de una batería de ataques que no cesan y que tampoco se vieron en ningún otro proyecto que activaron los gobiernos pasados como el Fox, Calderón o Peña.
 
Ninguno sufrió tanta presión como la que tiene ahora la refinería que se edificará en Paraíso.
 
Cuando no es una, es otra. Hay tirado res de todo tipo y de todos tamaños, incluso algunos regionales y locales, que alegremente se agregan al ataque.
 
Lo cierto es que la embestida, ya no sorprende. Hay muchos intereses.
 
Hay algunas presiones muy curiosas incluso, como la que surgió en las últimas horas en donde el Inai “exige” a la Secretaría de Energía que informe sobre la “extensión del terreno” donde se construirá la refinería.
 
Lo anecdótico es que este es un dato público desde hace rato.
 
De hecho, la propia titular de la dependencia, Rocío Nahle, dio a conocer al arranque del proyecto, que se destinaron 704 hectáreas de terreno. 
 
Pero la nota de la exigencia ocupó sendos espacios, como si se tratara de un dato ‘ultra-secreto’.
 
Y hay también las opiniones de prestigiadas firmas, como la que surgió en las últimas horas, en donde opinan que de plano “no se hará el proyecto”. De ese tamaño.
 
Se trata evidentemente de intereses que rondan a una de las grandes inversiones nacionales, que tratan sin resultados, de debilitar al proyecto, o incluso llevarlo a otro estado. Ni más ni menos. *
 
** Llegó el momento de que las cámaras empresariales locales y el CCET se involucren con los grandes proyectos locales. Se han tardado.
 


Columnas anteriores