TELÉFONO ROJO

Los riesgos de muerte que vienen


José Ureña

Lecturas: 665

La información proviene de los institutos de alta especialidad: Estamos todavía lejos de ver los mayores efectos de la crisis por falta de médicos, desabasto de medicamentos y carencia de instrumental.

En sus términos:

-Se traducirá en muertes, o riesgo de muerte, en tres o cuatro meses porque una gran cantidad de pacientes de males crónicos se han visto obligados a suspender sus tratamientos. Se refieren a enfermedades muy graves.

Algunas: cáncer, diabetes, Sida, cardiovasculares, infecciones de VIH no atendidas en cantidad y frecuencia de retrovirales… Hay mucha alarma en esos institutos.

Tanto los dependientes de la Secretaría de Salud (SSA: Neurología, Nutrición, Cardiología, etcétera) como el Seguro Social y el ISSSTE.

La lista podría extenderse a gran parte de los organismos estatales –los hay en prácticamente las 32 entidades federativas-, pues los gobiernos locales también se quejan por falta de recursos. Más cuando todavía no saben cómo se harán las compras consolidadas y a qué volúmenes tendrán derecho.

EL CASO DE NEUROLOGÍA

El mal está hecho, dice el director de un instituto.

Ni siquiera es un asunto de dinero o de abasto inmediato porque mucha gente se queja porque se sienten impotentes y a veces ni siquiera encuentran medicamentos en el mercado.

-O hay mercado negro –le digo.

Él remarca:

-Consideramos que la desatención o interrupción de tratamientos podría hacer crisis en ese tiempo, de dos a cuatro meses más, y podría costar vidas… Lo veremos entonces. Justo cuando redondeaba esta columna se difundió la copia de una circular del Departamento de Neuroimagen del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía. Firmado por el jefe del Departamento de Neuroimagen, el doctor Jesús Taboada Barajas, informa a jefes de servicio y subdirectores:

"Por este conducto me permito informar a Ustedes, que los estudios de tomografía contrastados no se llevarán a cabo de a partir de esta fecha, ya que por falta de jeringas no es posible realizarlas.

"Favor de tomar las medidas pertinentes".

¿Qué medidas deben tomar?

Tal vez ellos no sepan cuáles, pero sí la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de Carlos Urzúa… o mejor dicho, la oficial mayor Raquel Buenrostro Sánchez.



Columnas anteriores

visitas