TELÉFONO ROJO

Canal del Congreso, objeto del gobierno


José Ureña

Lecturas: 507

NO ES LA PRIMERA VEZ.

Desde siempre, desde su existencia, el Canal del Congreso ha sido centro de disputas entre el Senado de la República y la Cámara de de Diputados. Pero ahora también del Gobierno de la República.

Tiene importancia porque su frecuencia sirve para muchas cosas: privilegiar la difusión de ideas y a legisladores del partido en el gobierno y al gobierno mismo. Hoy, obvio, alcanza dimensiones especiales porque se pretende convertirlo en herramienta de la llamada cuarta transformación y hacerlo prácticamente extensión de la extensa red del aparato de gobierno.

Ya pertenecen a esa estructura Canal 22, Canal 11, Televisión Educativa, a las que se sumarían imágenes regionales de los estados –sobre todo gobernados por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena)- y se reforzarían con las redes radiofónicas.

En ese contexto de retos y presiones está envuelto el enredo de la Comisión Bicamaral del Canal de Televisión del Congreso de la Unión.

POBRE, PERO BOTÍN POLÍTICO

La comisión la preside Cruz Pérez Cuéllar, de Morena.

Ayer, por tercera ocasión, suspendió la sesión donde se elegiría al nuevo director del canal entre cuatro prospectos: Eduardo Fernández, Susana Solís, Fernando Mora Gullén y Ana Cecilia Terrazas.

Si analizaron 27 perfiles, por algo ellos son los finalistas. Pero los miembros de la comisión no se ponen de acuerdo porque cada uno tendrá su favorito, pero hay manos de gobierno –los legisladores apuntan a Jenaro Villamil- para imponer un incondicional, un títere.

PALACIO: UNA REUNIÓN TERSA

1.- No saldrán chispas del encuentro de Andrés Manuel López Obrador con los gobernadores priístas.

Estos intercambiaron puntos de vista ayer y mostraron disposición para construir un nuevo entendimiento con la federación. Pero un tema será central: el flujo de participaciones, retenidas primero so pretexto de la austeridad, luego con fines electorales

2.- Los problemas para la construcción del aeropuerto en la antigua Base Aérea de Santa Lucía no terminarán con los más de 130 amparos promovidos. A la suspensión temporal por carecer de estudios ambientales –están en curso, aclaró Andrés Manuel López Obrador- se agregarán otras de distintas causas. Pero también hay problemas con quienes han participado y esperan el premio de sus trabajos. La investigación está en curso.



Columnas anteriores

visitas