VECTOR X

Refinería, día histórico


Luis Antonio Vidal

LA CANCELACIÓN DE LA REFINERÍA EN 2009 DEJÓ UNA LARGA ESTELA DE QUEBRANTOS Y PROBLEMAS SOCIALES.
 
Hoy, el Presidente Andrés Manuel López Obrador pondrá la primera piedra, ya en serio, de la construcción de la Refinería en Dos Bocas, Paraíso.
 
Evento histórico para el estado y el país. No todos los días se emprende un proyecto de esa magnitud. Se desconoce cuánto terminará costando, más allá de los ocho mil millones de dólares considerados a la presente fecha. 
 
Vaya, no se sabe a ciencia cierta si realmente se culmine, pero por lo pronto los trabajos significan oxígeno para combatir el desempleo.
 
Aún recuerda quien esto escribe cuando Andrés Granier, siendo gobernador, buscó afanosamente que Felipe Calderón favoreciera a Tabasco con una Refinería.
 
La Federación emitió una convocatoria, y el químico invirtió dinero del gobierno para tratar de convencer al Consejo Directivo de Pemex y al panista gobernante de la viabilidad de Nuevo Pemex, complejo procesador de gas.
 
No ganó Tabasco. La decisión favoreció a Tula, Hidalgo. El regocijo de los tulenses terminó en desilusión y desolación. 
 
La cancelación de la Refinería en 2009 dejó una larga estela de quebrantos y problemas sociales. Para favorecer el proyecto, el entonces gobernador de Hidalgo, Miguel Angel Osorio Chong, contrajo una deuda bancaria a 14 años por un monto superior a los mil 500 millones de pesos para comprar 700 hectáreas.
 
Eran casi 12 mil millones de dólares los que invertiría el Gobierno Federal. Nada pasó. Sólo se construyó una barda perimetral de 15 kilómetros, y 300 campesinos se quedaron sin tierras. 
 
Abandonada, la zona hasta da miedo.
 
Hoy, diez años más tarde, presenciamos el inicio de otro gran proyecto. AMLO no recurrió a estudio alguno o a proyectos ejecutivos para decidirse por el puerto de Dos Bocas cuyas características lo hacen, según el paisano, un lugar insuperable para instalar una Refinería, como cuando se fundó Tenochtitlán con el águila devorando a la serpiente.
 
Maravilloso y jubiloso inicio histórico. Mejor será cuando se inaugure. Así sea.


Columnas anteriores