CASCARA AMARGA

La Cuarta Transformación


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 1021

(II y última.)

Como sabemos, con el pretexto de la suspensión del pago de la deuda, las tres potencias de la época invadieron nuestro país a partir de 1862, y fue el gobierno Francés encabezado por el simulador Napoleón III el que finalmente decidió quedarse durante 5 años en país, después de la paliza del 5 de mayo en Puebla.

Finalmente, los liberales encabezados por el insigne Benito Juárez, derrotaron al invasor y fusilaron a Maximiliano en Querétaro. Esta fue la Segunda Transformación.

La tercera de la que hablamos hoy se constituyó con la Revolución Mexicana de 1910. El poderoso pueblo de México se levantó en armas contra el dictador, el hijo de doña Petrona Mori.

Un hombre cruel y despiadado, que en alianza con los hacendados de aquella época y los capitalistas extranjeros se mantuvo en el poder durante 34 años.

Fueron los hermanos Flores Magón, dignos hijos de don Teodoro Flores y doña Margarita Magón, quienes con riesgo permanente de sus vidas combatieron antes que nadie al bandido disfrazado de presidente.

Luego, en 1906, se funda el Partido Liberal Mexicano con un programa político bien definido. Más adelante se proclama el Plan de San Luis por parte de Don Francisco I. Madero, realizando campaña política por todo el país.

En 1911 Zapata proclama el plan Ayala y se separa de Madero. 600 mil muertos costó la Revolución Mexicana.

Grandes batallas se libraron por parte del inmortal Emiliano Zapata, del temerario Francisco Villa, del brillante Álvaro Obregón Salido, del valiente Venustiano Carranza, hasta lograr el triunfo de la justicia contra el usurpador Victoriano Huerta (Colotlán, Jalisco, 1845).

Sólo en la batalla de Zacatecas que Villa encabezó sin el permiso de Carranza, se levantaron del campo 4837 muertos.

Fue una matazón. Luis Medina Barrón con 12 mil federales defendía la plaza, y Villa con sus dorados y 20 mil patriotas acabó con él y con su orgullo. Cuando se enteró Huerta, empezó a preparar sus maletas.

En 1916, Carranza convocó al Congreso Constituyente que trabajó sin parar dos meses, dando a luz la primera Constitución social que fue promulgada el 5 de febrero de 1917, entrando en vigor el 1 de mayo de ese año.

Esta fue, en síntesis, la Tercera Transformación Nacional. Ahora, con todas las dificultades que puedan aparecer, ¡¡¡Vamos juntos a la Cuarta Transformación!!!



Columnas anteriores

visitas