Altavoz

Tabasco y los mezquinos


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 978

A RAÍZ DEL FRAUDE, LÓPEZ OBRADOR LLAMÓ A LOS TABASQUEÑOS A NO PAGAR LA LUZ.
 
Da vergüenza y es lastimosa la mezquindad con la que los enemigos y detractores de Andrés Manuel López Obrador han recibido la noticia del programa “Dile adiós a tu deuda” que enmarca el definitivo “Borrón y Cuenta Nueva” que acaba de una vez por todas con 24 años de Resistencia Civil contra la CFE. 
 
La mordaz portada del diario Reforma “Premian a Tabasco por no pagar luz”, ex profeso para golpear a AMLO, no es otra cosa más que el reflejo de la visión miope de un grupo económico y político que de tajo perdió sus privilegios y el “derecho de picaporte” con Los Pinos.
 
Aunado al infame reclamo de Campeche y Yucatán, que al día siguiente del anuncio de Tabasco se montaron en el Borrón y Cuenta Nueva y exigieron lo mismo para sus estados, sin tomar en cuenta que la Resistencia Civil que en 1995 encabezó Andrés Manuel López Obrador en Tabasco, a raíz del fraude electoral que perpetró el priísta Roberto Madrazo, que se comprobaron con las famosas “caja de la ignominia” que exhibió AMLO en el Zócalo de la CDMX. 
 
Fueron 45 cajas con miles de pólizas de cheques, facturas, recibos y otros documentos originales de la Secretaría de Finanzas del PRI tabasqueño, validados los documentos por la PGR, donde se comprobaba que Madrazo había gastado en su campaña 241 millones de pesos, cuando había reportado al Instituto Electoral gastos por apenas 3 millones 718 mil 433 pesos. 
 
Lo que no reconocen los demás estados es el aporte que ha dado Tabasco en casi 40 años a la riqueza nacional. De nada valieron los 460 mil barriles diarios que Tabasco aportaba a México en unas cuatro décadas.
 
Tan sólo en 20 años de actividad petrolera en Tabasco, 1997-20017, Tabasco aportó a Pemex 4 millones 200 mil barriles de petróleo, multiplicado a 77 dólares al precio de hoy, significan que nuestro estado ha contribuido con 300 mil millones de dólares a la riqueza de la nación.
 
Grito a tiempo
Hay tiempo aún para rectificar. Es de sabios reconocer errores. Ya hay signos de que el pueblo está en pie de guerra. Hay que verse en el espejo de quien llegó con la mayor popularidad y arrastre ciudadano. Pero le ganó la ambición y optó por la traición y la mediocridad.
 
La lección que dejó la peor administración en la historia de Tabasco, como la reciente de Arturo Núñez Jiménez, está fresca. Núñez le dio la espalda a Andrés Manuel López Obrador y mírenlo ustedes, que hoy yace en el basurero político.
 


Columnas anteriores

visitas