CASCARA AMARGA

Cuarta Transformación (1 DE 2)


Laureano Naranjo Cobian

La primera transformación nacional en la historia de México, fue la revolución de Independencia del trono español, iniciada aquella célebre madrugada del 16 de septiembre de 1810, por Don Miguel Hidalgo. Un poco antes, todos recordamos que fue descubierta la llamada conspiración de Valladolid de 1809 y la otra de septiembre de 1808, cuando los potentados de la capital encabezados por Gabriel de Yermo (principal introductor de carne a la capital y dueño de varias haciendas aledañas) depusieron al Virrey José de Iturrigaray y nombraron a un viejito de nombre José de Garay. Fue esta primera transformación nacional un auténtico cambio de régimen cuando, ya consumada formalmente la independencia, se promulgó en octubre de 1824 la primera Constitución política que estableció la República federal, representativa y democrática. Naturalmente, en tanto se constituían las nuevas instituciones, siguieron funcionando las antiguas leyes virreinales. La segunda gran transformación nacional, se inició con la victoriosa Revolución de Ayutla de marzo de 1854. Este gran hecho histórico, poco mencionado por los historiadores, abrió un cauce fecundo en la historia del país. Encabezada esta Revolución por el insigne patriota Don Juan Álvarez, triunfo en 1855 y expulsó del poder al gallero sinvergüenza de Antonio López de Santa Ana y convocó al Congreso constituyente de 1856 que dio luz a la Constitución del 5 de febrero de 1857. Como sabemos, luego del autogolpe de Estado de Ignacio Comonfort de los Ríos (poblano), se inicia la guerra de los tres años que concluye con el triunfo de los liberales encabezados por Don Benito Juárez en diciembre de 1860. Luego, regresando en enero de 1861, del Puerto de Veracruz a la Ciudad de México, el Presidente Juárez decreta la suspensión del pago de la deuda externa (el erario estaba agotado), lo cual provoca la intervención extranjera… Continuará.



Columnas anteriores