VECTOR X

Macuspana y el derecho de paso


Luis Antonio Vidal

CUANDO VIENEN LOS GARROTAZOS Y PESCOZONES, NADIE ES RESPONSABLE DE NADA.
 
Como si los empleos brotaran como hongos y la legalidad se escondiera en un viejo cajón, el Ayuntamiento de Macuspana ha permitido que habitantes extorsionen, a su libre antojo, a diversos empresarios.
 
Más aún, la autoridad presidida por Roberto Villalpando fomenta el cobro de paso y los acuerdos al margen de la ley.
 
En manos de la Fiscalía del Estado existe una demanda presentada por una empresa constructora en contra de lugareños de la ranchería José María Pino Suárez, Macuspana, quienes han obstruido el paso de personal y equipo hacia el cerro “El Tortuguero”, engallados por la complacencia de las autoridades. 
 
La compañía frenó su actividad durante 15 días con pérdidas millonarias, entre ellas el pago a casi cien trabajadores en riesgo de perder su empleo. Cuando a destiempo intervino la secretaria del Ayuntamiento, Mariana Hernández, permitió un acuerdo a favor de varios habitantes quienes recibirán pagos en efectivo como derecho de paso; otros, en cambio, exigieron obras y otras cosas.
 
La debilidad del Ayuntamiento es reflejo del alcalde, primerizo en estos pantanosos terrenos de la administración pública.
 
¿Cómo se pueden conciliar los intereses si como intermediario figura un Ayuntamiento enclenque y timorato?
 
Cuando vienen los garrotazos y pescozones, nadie es responsable de nada.
 
La Morralla
Oootra de Macuspana. La Junta Estatal de Caminos ha desoído las quejas de pobladores de las rancherías Ignacio Manuel Altamirano 1ª y 2ª sección, por la mala calidad en la construcción de una carretera. Que 5 kilómetros cuestan 26 mdp, según reportan a este espacio. ¿Acaso el dueño de la empresa tiene vara alta con los mandones de la JEC? *** Hoy se celebra el Día Mundial de la Libertad de Prensa.
 
El diputado local Jesús Ovando se adelantó, y ayer reflexionó en tribuna que nunca más debe regresarse a la censura y a la represión, pero tampoco se deben difundir calumnias e intrigas *** Hasta el domingo.
 


Columnas anteriores