VECTOR X

Simpatizan los Andrés


Luis Antonio Vidal

“Tengo más coincidencias con Andrés Manuel que con Roberto Madrazo, pero hoy me toca estar jugando de este lado”, me dijo Andrés Granier cuando en el año 2006 platicamos en torno a su condición de candidato a la Gubernatura y al mismo tiempo coordinador de la campaña presidencial de Madrazo en Tabasco.
 
Quizá la visión populista en el estilo de gobernar unía a Granier en simpatías con el entonces perredista.
 
Más aún, por aquellos días el químico estuvo a un paso de enfundarse en la camisa amarilla, donde lo esperaba con los brazos abiertos su compadre, y ex hermano, Humberto Mayans.
 
Sólo con la candidatura priísta en la bolsa reculó su partida al sol azteca.
 
Por circunstancias de la política, en las elecciones del 2018 la corriente afín al granierismo encontró en el cuartel de AMLO el refugio ideal para protegerse de la persecución del gobierno de Arturo Núñez. Con alguien se la tenían que jugar.
 
Esa afinidad se consolidó porque los dos Andrés tenían a Núñez como adversario en común, aunque en la recta final del proceso electoral el ex subsecretario de Gobernación dobló las manos, y abandonó a su suerte a los candidatos del PRD.
 
Hoy, el químico forma parte del grupo de políticos beneficiados por la amnistía de AMLO. En ese costal andan metidos su hijo Fabián, Luis Felipe Graham y otros segundones a quienes se les han otorgado el beneficio de la libertad.
 
Falta, claro, que el gobierno ofrezca disculpas públicas a los experseguidos por tanto agravio y deshonra.
 
LA MORRALLA
Sólo por los buenos oficios del presidente del Tribunal Superior de Justicia, Enrique Priego, no han explotado problemas en el Poder Judicial. En nada ayudan al magistrado poses de perdonavidas de quienes se creen intocables como Óscar Pérez Alonso. Según cuentan en los pasillos del edificio, se cree muuuy poderoso *** Sigue la barredora en delegaciones del gobierno federal. Por lo pronto, en la SCT descabezaron al subdirector de Transportes y al jefe de autotransporte federal, Víctor García Vanegas y Víctor de la Fuente *** Hasta el jueves.

 



Columnas anteriores