CASCARA AMARGA

Dedazo presidencial


Laureano Naranjo Cobian

Los hijos y beneficiarios del dedazo, el destape y la cargada (los fifís y conservadores) que practicó el priato durante décadas, ahora están que arden porque hay un Presidente verdadero, carismático, de recia personalidad, un Presidente patriota que ha puesto en marcha la verdadera democracia en México y ha promovido que el fraude electoral (del que vivieron muchos años y siguen viviendo los farsantes) sea considerado delito grave.
 
No son muchos los conservadores en comparación con los muchos millones del poderoso pueblo mexicano que tres veces le concedió su confianza (demostrando así su natural inteligencia) al líder histórico López Obrador. No son muchos pero hacen ruido, y hay que comprenderlos pero también combatirlos. Vaya. Hasta un exgobernador patito cree que tiene derecho a abrir su fraudulenta boca queriendo olvidar que llegó al poder mediante el fraude electoral maquinado. Por eso los tabasqueños y todos los mexicanos apoyamos y seguiremos apoyando al gran Presidente López Obrador. El sí surgido de la auténtica soberanía popular.
 
El sí, electo democráticamente por más de treinta millones de votos. El sí dispuesto a dejar atrás el antiguo régimen de la corrupción, la impunidad, el patrimonialismo y el corporativismo que tanto daño le han hecho a México. Presidente patriota, defensor comprobado de los pobres, de los humildes, de los indígenas, de los desamparados. Él solo quiere la grandeza de México. La justicia para todos los mexicanos.
 
Tenaz, constante, infatigable. Con longanimidad, o sea, grandeza de ánimo en las adversidades. Recorrió tres veces todos los municipios del país. Nadie conoce a México como él. Autor de quince libros sobre temas sociales, políticos e históricos. Hombre con valentía, vocación de servicio y autoridad moral. Sin rencores. Noble de corazón. El pueblo mexicano lo sabe y por eso le mantiene su apoyo. ¡Viva la Cuarta Transformación de la República!

 



Columnas anteriores