VECTOR X

Libres Fabián y Luis Felipe


Luis Antonio Vidal

AMBOS HOY ANDAN LIBRES, PORQUE ASÍ SON LOS RENGLONES TORCIDOS DE LA JUSTICIA MEXICANA.
 
Nunca antes en la época moderna de la política tabasqueña, el hijo de un ex gobernador había pisado la cárcel, como sucedió con Fabián Granier. Tampoco un poderoso ex secretario y ex candidato a la alcaldía de Centro había recibido orden de aprehensión alguna, como pasó con Luis Felipe Graham.
 
Ambos hoy andan libres, porque así son los renglones torcidos de la justicia mexicana por cuyos laberintos corren millones de pesos, influencias y pactos cupulares. Fabián, todo mundo lo sabe, ejerció tanto poder en el sexenio de su padre que hasta desbarrancó a Humberto Mayans de la candidatura al gobierno de Tabasco, ofrecida por el químico a quien por el año 2008 aún consideraba su hermano.
 
A final de cuentas, corren estos días de la transformación, y Fabián anda bien rayado en libertad y no volverá a pisar el reclusorio. Otro caso, el del doctor Graham, quien decidió reaparecer en Tabasco en el parque Centenario. Se placeó, saludó amigos y conocidos, y sólo faltó que se acercara a estrechar la mano del Gobernador Adán. 
 
De él lo último que se supo fue que asistió a la boda fifí de uno de sus hijos, celebrada en el lujoso e histórico Convento de las Vizcaínas en la Ciudad de México. A Graham se le acusó de peculado e ejercicio indebido de funciones durante su gestión como secretario de Salud en el sexenio del químico. 
 
Arturo Núñez le persiguió y nunca logró atraparlo, dicen, por acuerdos políticos, pues en verdad el pediatra jugó a favor del perredista en la campaña del 2012 para zancadillear a Jesús Alí. Para la justicia ni Fabián ni Luis Felipe son culpables del saqueo a las arcas locales, aunque al sol de hoy, ninguno ha dado explicaciones públicas de frente a esa masa amorfa que los políticos llaman gozosamente “el pueblo”.Colorín colorado, este cuento ha terminado.


Columnas anteriores