TELÉFONO ROJO

Un aliado de Trump para gobernador de BC


José Ureña

Lecturas: 705

En el equipo de campaña de Donald Trump está el registro. -Donald J. Trump for president –reza el talonario de recibos, uno de los cuales fue extendido al personaje de la columna de hoy
 
Jaime Bonilla impulsó al candidato presidencial del Partido Republicano, aportó dinero y apoya la promesa del magnate inmobiliario para construir un gran muro entre Estados Unidos y México.
 
Es o era, además, ciudadano de ambos países. Aunque afirman en su entorno: -Ya renunció a la nacionalidad estadunidense para poder ser candidato de Morena a gobernador del estado mexicano de Baja California.
 
Lo hizo tras una larga participación en aquel país, donde ha residido y tiene negocios. Todavía una semana antes de la elección federal de julio pasado se decía ciudadano de Estados Unidos, a pesar de su candidatura al Senado de la República.
 
En tal calidad, con plenos derechos, militaba en el Partido Republicano y colaboró en varias campañas, de manera sobresaliente en la de John McCain, quien perdió, y la de Trump, con quien se declaró triunfador.
 
Pese a esa identificación, a su participación en 19 campañas estadunidenses y su promoción de la barda divisoria, fue postulado para diputado federal por el PT y, obvio, ganó de la mano de su amigo y compañero aficionado al beisbol, Andrés Manuel López Obrador.
 
DEL BEISBOL A FUNCIONARIO
 
El tema no es nuevo para quienes han dado seguimiento a Jaime Bonilla. Lo conocen de todos lados. Pública es su fama como empresario en ambos lados de la frontera, su amor por el beisbol y su participación –entre 1982 y 1985- en el equipo Potros de Tijuana de la Liga Mexicana del Pacífico.
 
El periodista independiente Alfredo Álvarez documentó el respaldo a distintas campañas, una de ellas para el congresista californiano “sionista” Duncan Hunter, famoso por impulsar la construcción del muro divisorio.
 
También se le conoce por haber sido, entre 2000 y 2011, director del Departamento de Agua del Distrito de Otay, en California, gracias precisamente a su nacionalidad estadunidense.
 


Columnas anteriores

visitas