EN L@S REDES

Evaristo, El Renacido


Jorge Cantón Zetina

EL RENACIDO ESTÁ DE REGRESO, CON LAS MISMAS MAÑAS Y LOS MISMOS VICIOS.
 
El 2 de febrero de 2016, Evaristo Hernández Cruz se presentó ante los tabasqueños como un nuevo político, renacido, limpio, purificado, exonerado. Ese día, Andrés Manuel López Obrador dio la bienvenida en un evento de campaña rumbo a la Presidencia de la República a Evaristo, a quien un año antes había acusado de corrupto. Atrás había dejado Evaristo 37 años de militancia priísta, y decidió incorporarse a las filas de Morena, sumándose inmediatamente a la campaña de Octavio Romero Oropeza por la alcaldía de Centro, en la elección extraordinaria de marzo de 2016.
 
Luego del descalabro que le propinó Gerardo Gaudiano en el 2015, y a raíz de ser desplazado por su partido como candidato por segunda ocasión (en su lugar fue nominada Liliana Madrigal), Evaristo buscó humildemente al entonces dirigente de Morena, Adán Augusto López Hernández, para que lo acercara con AMLO. Evaristo le ofreció a Adán, como siempre lo hace, lealtad, unidad y trabajo. Adán lo llevó con Andrés Manuel.
 
El milagro duró poco. Evaristo, genio y figura, no pudo contener su naturaleza traicio nera y oportunista. Y más tardó en ponerse la playera de Morena, que en darle una puñalada a Adán Augusto. Ambicioso, sin moral y sin límites cuando de obtener ventaja se trata, Evaristo desató la guerra contra Adán e intentó buscar la candidatura al Gobierno del Estado, posición que obviamente le correspondía a Adán, como se dio. Derrotado en su mezquina idea de derrocar a Adán, Evaristo se fue a la caza de la alcaldía de Villahermosa, ganando ahora sí gracias al arrastre de AMLO.
 
Consciente de que no tiene ningún futuro en Morena, por traidor, Evaristo buscó desesperadamente el cobijo y apapacho de sus antiguos aliados y cómplices, los priístas. El 3 de abril recibió en sus oficinas al líder del CDE del PRI, Pedro Gutiérrez y camarilla, evento que no fue boletinado ni en las cuentas de Evaristo ni en las del Ayuntamiento de Centro. Es decir, oficialmente no existió el encuentro. Se supo porque el PRI envió fotos y la información.
 
Evaristo se arrepintió y frenó la divulgación de la reunión, aunque en entrevista banquetera sí aceptó el hecho.
 
Curiosamente, a partir de esa diabólica reunión con ex compañeros, Evaristo dejó de ir a eventos importantes encabezados por Adán Augusto. Así, envió representantes el día 5 al evento conmemorativo al Centenario de la Constitución de Tabasco (Marian de los Santos), y el día 9 no asistió ni a la Firma del Acuerdo FAIS 2019 donde estuvieron los 16 alcaldes restantes (Babe Segura) ni a la inauguración de la temporada de Olmecas (Marian).
 
Pero fue a inaugurar un gimnasio el 6, y el 10 felicitó por Twitter a Adán Augusto por sus 100 días de Gobierno. Evaristo, El Renacido, está de regreso con las mismas mañas y los mismos vicios. En abierta campaña y dilapidando millones de pesos en playas artificiales y toboganes, mientras los tabasqueños toman agua con estiércol.
 
Enredados...
 
DE incógnito, vestido con pantalón y camisa blanca y una boina, deambuló por Plaza Galerías el ex titular de SEDAFOP, Pedro Jiménez León, hoy en desgracia. Comentó que es asesor de Morena en la CDMX. 
 
Ver para creer…
BIEN recibido el nombramiento de Juan Antonio Ferrer Aguilar como director del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar ( sustituye al Seguro Popular). Ferrer es una gente inteligente y comprometida.
 
¿NO LE dará vergüenza a Dolores Gutiérrez Zurita ser la principal detractora del gobierno de Adán Augusto, cuando por seis años guardó silencio y se convirtió en cómplice del brutal saqueo de Arturo Núñez y camarilla?
 
LAMENTABLE el fallecimiento de Amet Ramos Troconis, ex secretario de Finanzas de la administración pasada. Con errores y aciertos, Amet fue leal a la familia gobernante. Un abrazo fraterno a Ceci y a sus hijos. 
 
GROTESCA, de mal gusto, la fotografía que circuló en redes del repulsivo diputadito Agustín Silva Vidal abrazando a dos guapas embajadoras. El duende de Huapinol las abrazó como si estuviera en un burdel… 
 
ALLEGADOS de Betty Milland, presidenta de la Jucopo del Congreso, juran y perjuran que existe una relación fría entre la paraiseña y el gobernador Adán Augusto. ¿Y ahora qué hizo –además de no dejarse ayudar—la Milland?
 


Columnas anteriores